×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
09 Julio 2020 04:09:00
Parar en seco: el peor de los escenarios
Escuchar Nota
La pandemia se encuentra, literalmente, fuera de control. Ninguna de las medidas que intentan inhibir la movilidad y las aglomeraciones ha funcionado.

La irresponsabilidad e inconsciencia se imponen masivamente y por ello todos, absolutamente todos, estamos en riesgo.

Basta revisar las cifras oficiales del número de contagios y de decesos para entender que no nos encontramos en un pico, sino en una meseta sostenida, prolongada, en la que el virus gana todos los días la batalla.

Y si usted se pregunta ¿qué es lo peor que puede pasar?, al menos a corto plazo, pues el Gobernador de Jalisco nos da una idea.

Enrique Alfaro anunció el miércoles que se ajustará la estrategia para intentar frenar al virus y que establecerá un botón de pánico que se puede activar bajo una de dos condiciones: la saturación del sistema hospitalario y que la tasa de incidencia llegue a 400 casos diarios. Actualmente Jalisco registra una incidencia de 290 casos al día.

¿Y qué pasa si se activa el botón de pánico? Pues que se para en seco toda actividad para romper la cadena de contagios.

Parar en seco significa, según el gobernador Alfaro, cerrar toda la industria, el comercio y los servicios. Solo se mantendrían los sistemas de salud, seguridad y abasto de alimentos.

Esta medida tendría una vigencia de 14 días, dos semanas de confinamiento total, en las que no podrían operar restaurantes ni en la modalidad de servicio a domicilio. Pararía el transporte público y no abrirían ni los bancos.

Si la gente no entiende, si persisten las aglomeraciones, las fiestas, los paseos en sitios abarrotados, eso es lo que podría pasar. Parar en seco.

Habría que aprender algo de lo que hoy sucede en Jalisco, ya que Coahuila camina por el mismo sendero.

¿Cree que exagero? En estos últimos ocho días el coronavirus atacó a mil coahuilenses, lo que representa el 20% del total de contagios desde que empezó la pandemia hace cuatro meses. Sí, caminamos por el mismo sendero.


Imprimir
COMENTARIOS