×
Jorge Humberto Decanini
Jorge Humberto Decanini
ver +
Jorge Humberto Decanini nació en Monterrey, Nuevo León. Psicólogo, diseñador y escritor. Ha publicado cuatro novelas independientes, entre ellas El Programa GAMER (Geek Media Ediciones, 2016) http://www.elprogramagamer.com y Belial (Geek Media Ediciones, 2019) https://www.facebook.com/libro.belial/. Asimismo tiene nueve años de experiencia en blogs manejando su sitio www.nerdcast.net, donde se ha enfocado en diferentes aspectos de la cultura pop.

" Comentar Imprimir
28 Octubre 2019 01:51:00
Deshojando libros: Guerra Mundial Z
Los zombies y la literatura no suelen ser una combinación frecuente pero ello cambió en el 2006 cuando Max Brooks, el hijo del famoso comediante de cine, Mel Brooks, publicó esta novela cuyo nombre seguro ya habrás escuchado.

No dudo que tu conocimiento de Guerra Mundial Z se haya construido principalmente alrededor de la película protagonizada por Brad Pitt, sin embargo la novela NADA tiene que ver con la película y sólo el nombre las une.

La novela Guerra Mundial Z no es como te la imaginas. No se trata de las aventuras de un héroe, de cabello sedoso y cuerpo perfecto, que busca la cura contra la zombificación que ha decimado al planeta, Guerra Mundial Z va más allá de eso, mucho más allá.

Trata acerca del FINAl de la guerra contra los zombies, en un mundo DESPUÉS de la epidemia que, en películas, devuelve a la civilización a la era medieval (como pudimos ver en The Walking Dead). Guerra Mundial Z es un compendio de micro-relatos consistentes en entrevistas que un personaje, el narrador, hace a diversos sobrevivientes del apocalipsis zombie, sobrevivientes cuyas experiencias son completamente dispares y desconectadas, y algunas sumamente entretenidas.

La novela recoge relatos desde el comienzo de la epidemia, en algún lugar en China, con el primer infectado, siguiendo con las primeras horas del brote, las famosas cortinas de humo del gobierno, la propagación del ¿virus? Alrededor del mundo vía los aeropuertos, los intentos por enfrentar a los muertos vivientes mediante múltiples estrategias, la aventura de alguna persona que sobrevivió largas horas oculta en un armario mientras escuchaba a los muertos pasear afuera de su casa; las experiencias de soldados sobrevivientes y su narración de cómo sufrieron para detener las hordas, etc. Incluso narra la situación del mundo una vez la guerra ha terminado, cuando aún se encuentras zombies pudriéndose aquí y allá, emergiendo del mar al ser arrastrados por la marea.

Como puedes ver esta novela dista mucho del aire novelesco tradicional al no tener una “trama” en particular sino que está compuesta por múltiples historias, unidas únicamente por la tragedia que ocurre en todo el mundo, que es el hecho de que los muertos se han reanimado y consumen la carne de los vivos.

El enfoque de los relatos es, asimismo, muy variado, ello pues cada uno de los “entrevistados” vivió el apocalipsis zombie de una manera particular, no es lo mismo la experiencia del veterano de guerra que la que tuvo la enfermera de un pequeño poblado retirado, donde la amenaza zombie fue más bien “escuchada” que vivida. Ese enfoque le da a esta historia un dinamismo especial pues se siente como una antología de televisión, dividida en cortos capítulos, que una larguísima historia.

Pero no te confundas pues Guerra Mundial Z sí es larga, con más de 500 páginas, se trata de una novela bastante gorda, y extrañamente es uno de los libros más sencillos de leer con que me he topado. Gracias al formato de entrevista/testimonio, las más de 500 páginas pasan a gran velocidad y poco tardas en terminar una novela que, créeme, desearías hubiese sido más larga.

No te dejes engañar por la genérica película que seguro viste bajada de algún sitio de películas pirata, Guerra Mundial Z es una novela más que digna de tu atención, súper recomendable para aficionados a la literatura apocalíptica, de ciencia ficción, de terror y, en especial, para todo aquel que guste de las historias de zombies.

Guerra Mundial Z es una novela que te recomiendo leas en este mes de brujas (octubre 2019). Si te interesa puedes obtenerla a un excelente precio a través de este enlace.
17 Octubre 2019 03:30:00
Deshojando libros: El Juego de Ender
Es probable que el título de esta novela te sea familiar, quizá habrás visto la cinta de 2013, El Juego de Ender, esa en la que sale Harrison Ford. Pues bien esa cinta, la cual tiene cierta similitud en concepto con Harry Potter, viene de una novela de 1985 del mismo nombre, escrita por Orson Scott Card.

El Juego de Ender trata acerca de Andrew Wiggin, un niño que sufre de frecuentes problemas en la escuela debido a que parece que obstáculos le son colocados de forma intencional para causarle daño; sensación que resulta ser cierta pues Andrew (Ender, pues su hermana mayor no sabía decirle Andrew y se le quedó el apodo) es un niño genio que está siendo sometido a constantes pruebas, ello sin él saberlo, pues se cree que tiene una capacidad natural para la táctica militar, misma que le permitirá a la humanidad vencer en la guerra intergaláctica contra los Insectores, una raza parecida a insectos que amenaza por segunda ocasión a la raza humana.

Debido a que, efectivamente, Ender es capaz de superar las pruebas que se le presentan, es reclutado para formarse en la escuela militar, donde nuevamente será sometido a un duro entrenamiento, similar a juegos (de ahí el nombre de la novela) para que Ender esté listo para liderar el contraataque contra los Insectores.

Sin embargo las cosas no son lo que parecen.

En El Juego de Ender la historia ocurre en un futuro avanzado, en el no tan lejano 2070 (llámame loco pero dudo que en 50 años lleguemos a la tecnología que es mostrada en la novela), un futuro donde los viajes intergalácticos a la velocidad de la luz, las armas de rayos láser y la tecnología gravitacional son ya usuales. En este mundo, debido a la sobrepoblación, a las familias sólo se les permitía tener dos hijos; para los Wiggin Ender es el tercero, concebido por un permiso especial debido a que sus dos hermanos mayores, Peter y Valentine, también resultaron ser genios aunque con carencias. Así el gobierno esperaba que Ender lograra la estabilidad que sus dos hermanos mayores no consiguieron.

De ese modo en El Juego de Ender nos encontramos con algunas historias paralelas: En primer lugar el entrenamiento de Ender a fin de luchar contra los Insectores (que es la trama principal) mientras que en la tierra sus hermanos Peter, quien es, a falta de una mejor palabra, un narcisista manipulador que desea el poder; y Valentine, quien es totalmente lo opuesto (demasiado sensible y delicada), se enfrascan en una campaña por el poder mediante… Redes Sociales (aunque para ser honestos, en aquel tiempo no existían las redes sociales por lo que podemos considerar que Orson Scott Card de algún modo pudo prever lo que actualmente vivimos).

El Juego de Ender es una novela de ciencia ficción que resulta sumamente divertida; es entretenido ver las diferentes formas en que Ender logra superar los obstáculos que le son presentados y el dolor que siente al tener que soportar el peso de la humanidad sobre sus hombros.

Por otro lado la historia de los hermanos de Ender resulta poco creíble pese a anteceder a los tiempos que vivimos actualmente en el que los medios electrónicos parecen controlarnos, con lo que dos chavitos, de menos de 14 años, convirtiéndose en líderes mundiales debido a sus comentarios en redes sociales, resulta una píldora difícil de tragar.

Sin embargo la estructura general de la novela, así como su impactante final, dan un muy agradable sabor de boca para cualquiera que lea El Juego de Ender, una novela que originó toda una saga que actualmente sigue produciéndose.
16 Septiembre 2019 03:06:00
Deshojando libros: Metro 2033
La ciencia ficción es un género muy popular en la literatura europea pero que no ha logrado alcanzar la misma penetración en el mercado latinoamericano, un mercado en el que parece que el lector sólo desea verse a sí mismo reflejado en las obras artísticas, en otras palabras, desea ver su vida puesta ante él. Eso podría explicar por qué grandes novelas completamente disparatadas no alcanzan su lugar en el corazón de los lectores hispanoparlantes.

Pero la ciencia ficción tiene una calidad que vale la pena reconocer y es por eso que hoy les traigo esta extraordinaria novela de ciencia ficción llamada Metro 2033.

Metro 2033 es una novela apocalíptica rusa, escrita por el periodista Dmtry Glujovski y publicada en el año 2002, la cual ganó bastante notoriedad en su medio local gracias al internet y que logró suficiente fama para alcanzar un contrato con la editorial Timunmas y obtener la traducción a varios idiomas, entre ellos el español, y para convertirse en un videojuego lanzado en el año 2009 para el Xbox 360.

Trata acerca de una guerra nuclear que acaba con la humanidad, sólo aquellos afortunados que se encontraban tomando el metro tuvieron la “dicha” de sobrevivir, pues los túneles de metro en Rusia estaban construidos a maneras de búnkeres, ello gracias a la paranoia propiciada por la Guerra Fría.

En los túneles sobrevive lo que queda de la población rusa, quienes se han adoptado a su nuevo estilo de vida subterráneo estilo morlock, subiendo a la superficie únicamente para obtener recursos, arriesgando la vida en ello al enfrentar no sólo a la radiación sino también a terribles criaturas mutantes.

Pero los monstruos no sólo se encuentran caminando la tierra abandonada, pues la propia humanidad ha llevado la guerra bajo tierra y diferentes facciones luchan por el control de la red de metro y la imposición de su visión de cómo habrían de ser las cosas, siempre para el bien de unos pocos.

En medio de todo ello se encuentra Artyom, un muchacho que ha crecido en el metro y que no alcanzó a conocer mucho de la superficie. Artyom se topará con una especie nueva y aterradora de seres oscuros que diezman su pequeña aldea, por lo que iniciará un peligroso viaje por los túneles del metro, en guerra a causa de las diferentes facciones, con tal de avisar a lo que queda del gobierno acerca del verdadero enemigo, ese que viene de afuera y que acabará con todo.

El mundo subterráneo del metro es un ambiente desolado, opresivo, triste, donde los sobrevivientes se alimentan de hongos, ratas y algunos malnutridos cerdos que han logrado criar; sus ojos se han adaptado a la oscuridad mientras que los supervivientes más viejos recuerdan los días en que los rayos del sol bañaban sus cuerpos y se alimentaban con golosinas imposibles de recrear con los pocos recursos del subsuelo.

Metro 2033 hace una crítica a la naturaleza segregacionista del ser humano, a su búsqueda de ideologías, de pertenencia; a su deseo por destruir aquello que es diferente. Es un libro apasionante que encantará a cualquiera que sea fan de las visiones apocalípticas, la guerra y los monstruos. A momentos terrorífico y otros tantos opresivo, Metro 2033 es una novela que merece un mayor reconocimiento y que seguramente disfrutarás mucho de leer si le das esa oportunidad que tanto merece.

Puedes obtenerla en formatos físico y digital a través de Amazon en el siguiente enlace:

Metro 2033 (Volumen independiente nº 1)



09 Septiembre 2019 03:04:00
Deshojando libros: Ready Player One
Vivimos una época de nostalgia que nos hace amar todo aquello que surgiera en los tiempos en que fuimos niños. Recuerdo con nostalgia como, durante mi infancia, los medios trataban de retomar la estética de los 60 en series de televisión como Los Años Maravillosos. Pues bien ahora es mi generación la nostálgica y los 80 ocupan el lugar que alguna vez otras décadas tuvieron en los diferentes medios.

Ready Player One es una novela producto de esa nostalgia. Escrita por el estadounidense Ernest Cline, trata acerca de un futuro distópico en que un videojuego los gobierna a todos, un videojuego donde todos los géneros convergen, donde no necesitas salir de ese mundo para realizar otra actividad. Es el mundo de Oasis, un juego de potencial infinito que ha atrapado las mentes y cuerpos de todos, un mundo donde ya no existe quien no juegue.

Contrario a lo que pudiera parecer esta historia, no trata de videojuegos propiamente dicho sino más bien del fanatismo hacia ellos. En RPO Oasis ha tomado el control de las vidas de todos y es por ello que absorbe un poder incomparable (justo como Facebook hoy en día). Al estar todos jugando, Oasis se convierte en la principal fuente de ingresos, de comunicación y de entretenimiento. Así el público es cautivo y Oasis representa una mina de oro que se desea controlar.

Pero el creador de esa mina de oro era un “anti establishment”, un hombre que no deseaba el control, sólo quería jugar. Este hombre ha dejado un concurso al morir, uno en que ha escondido un premio (dentro de Oasis) y en el que, quien encuentre las pistas y dé con el premio obtendrá el control total de Oasis, el control del más grande medio de la historia.

Por ello se genera una verdadera guerra virtual donde facciones, empresas y jugadores independientes corren apresurados buscando ser los ganadores y controlar ese mundo infinito.

Esa es la historia de Wade Watts, un joven nerd como cualquiera, obsesionado con los videojuegos y con la cultura pop que los ha creado. Wade piensa que él es capaz de encontrar el premio por sí solo, y quizá podría de no ser por sus enemigos que desean lo mismo y que están dispuestos a matar para obtener el control de Oasis.

Esa es la historia de Ready Player One, una novela que me recuerda mucho en su formato a El Código Da Vinci, ello por el sentido de la búsqueda de pistas, algunas bastante revueltas, que tienen como objetivo la obtención de un gran premio. Es una novela de aventuras y ciencia ficción con un claro mensaje en contra de la opresión y el control monopólico de las empresas. Sin embargo también es una carta de amor a la cultura pop con la que el autor creció.

Ernest Cline menciona una y otra vez películas, música y videojuegos de finales de los 70 e inicios de los 80, ello incluso hasta volverse algo molesto. Sin duda mueve las fibras nostálgicas de aquellos que crecieron en esas épocas y que pueden verse reflejados en los viejos tiempos del vinil, la imitación de madera (aún presente en el IMSS) y la música hippie.

Como toda historia de aventuras, en Ready Player One hay acción, romance, suspenso, misterio y todo lo demás que le gusta al público juvenil. Es una historia que me gustó bastante, consumí en pocos días las más de 500 páginas que la componen, siempre identificando referencias y remontándome a los viejos buenos tiempos.

Ready Player One no es una novela tan fantasiosa pues, en la década de los 80, un videojuego, Sword Quest, realizó un concurso similar en el cual los videojugadores debían encontrar pistas en el juego, de Atari 2600, a fin de hacerse acreedores a premios que eran verdaderas joyas, y digo verdaderas en el sentido más estricto pues los premios consistían en una corona, una copa y una espada, todo de oro y con incrustaciones de gemas preciosas. Ernest Cline basó su historia en este evento jamás concluido del pasado de los videojuegos.

Recomiendo mucho Ready Player One a todo aquel que sea fan de la ciencia ficción, los videojuegos o las aventuras cinemáticas tipo Indiana Jones. Es ideal para el público joven y le hablará directo a la nostalgia al público adulto. Puedes conseguirla a muy buen precio haciendo clic en el siguiente enlace.

" Comentar Imprimir
columnistas