×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
16 Agosto 2019 03:48:00
Querida Ana
QUERIDOS LECTORES:

Lo que van a leer a continuación lo encontré en un pequeño librito por el que pagué muy poco. El librito estaba en una tienda donde no pensé que vendieran libros. Y como me gusta compartir con ustedes todo lo bonito que leo, aquí tienen ese pequeño texto anónimo.
ANA


AMOR A LA VIDA Y A LOS SEMEJANTES

“Un profesor fue invitado a dar una conferencia en una base militar. En el aeropuerto lo recibió un soldado llamado Ralph. Mientras se encaminaban a recoger el equipaje, Ralph se separó del visitante en tres ocasiones, primero para recoger a dos pequeños para que pudieran ver a Santa Claus, pues se acercaba la Navidad; otra para orientar a una persona y la última para ayudar a una anciana a recoger su maleta. Cada vez regresaba con una sonrisa en el rostro.

“¿Dónde aprendió a comportarse así?, -preguntó el profesor.

“En la guerra” –contestó Ralph.

Entonces contó su experiencia en Vietnam. Allá su misión había sido limpiar campos minados. Durante ese tiempo había visto cómo varios amigos suyos encontraban una muerte prematura.

“Me acostumbré a vivir paso a paso”, –explicó. Nunca sabía si el siguiente iba a ser el último, por eso tenía que sacar el mayor provecho posible del momento que transcurría entre alzar un pie y volver a apoyarlo en el suelo. Me parecía que cada paso era toda una vida. Nadie puede saber lo que habrá de suceder mañana. ¡Qué triste sería el mundo si lo supiéramos, toda la emoción de vivir se perdería! Nuestra vida sería como una película que ya vimos, sin ninguna sorpresa, ninguna emoción. Al final, no importará quién ha acumulado más riqueza, ni quién ha llegado más lejos. Lo único que importará es quién hizo más por alguien y lo disfrutó más. Y yo disfruto mucho ayudando a los demás. Eso es, creo yo, lo que se pondrá en la balanza a la hora de hacer el recuento final”.
14 Agosto 2019 03:48:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Tengo 47 años. Soltera siempre. Ahora tengo un novio viudo de 50 años. Él nunca tuvo hijos. Me parece un hombre excelente y tiene muchas cualidades. Además nos llevamos muy bien y pienso que ambos estamos enamorados. Hay un pero muy importante para mí: no le gustan los perros, ninguna mascota y yo tengo en casa un hermoso pastor alemán de 4 años que ha estado conmigo desde que tenía dos meses de nacido. Amo con todo mi corazón a mi perro y él a mí. Mi novio me ha pedido que piense en el matrimonio, pero con esta situación no me decido.

Como te digo, quiero muchísimo a mi perro y él tiene una casa con un gran jardín donde podría estar mi “Sultán” perfectamente, pero él no quiere que me lo lleve, dice que lo regale. Yo podría dárselo a cualquiera de mi familia o a algún amigo, porque está hermoso y todo mundo lo quiere y les gusta porque es fiel, amoroso y está muy bien educado, pero sé que con nadie estaría feliz sino conmigo. Ha sido mi gran compañía.

¿Qué hago? Quiero a mi novio y me gustaría pasar el resto de mi vida a su lado, pero me dolerá muchísimo separarme de mi perro. Por favor aconséjame. Te lo agradezco mucho.
NO MASCOTAS



QUERIDA NO MASCOTAS:

Sólo te diré una cosa: cualquier hombre que exija a su novia, a la que se supone que ama, que deje a su perro, que ella quiere tanto como tú quieres al tuyo, sin detenerle el que la novia sufra, no conoce el verdadero significado del amor.
ANA
13 Agosto 2019 03:56:00
...no sé cómo decirle que ya no puedo más, pero sin lastimarla…
QUERIDA ANA:
Hace ocho meses mi esposo compró una casa en una colonia de clase media. El fraccionamiento es privado y está muy bonito. La calle donde vivimos está bien cuidada y las casas bonitas. Los vecinos nos recibieron muy bien, así que podría decirse que no hay motivo de queja. Pero… una vecina se ha vuelto mi pesadilla y no sé qué hacer.

Al principio me pareció estupendo, porque ella se mostró muy solícita y me quería ayudar en todo, pero ahora quiere que mis hijos sólo jueguen con los de ella y que todos los días de junten, y cuando mis hijos no salen a jugar, manda a los suyos a mi casa o me llama para que los niños salgan o vayan a su casa. Además, como vive justo frente a mi casa, sabe cuando estoy o no estoy, así que cuando estoy me llama mucho por teléfono para preguntarme algo, para conversar, o para algún chismecito, o viene a la casa a pedir azúcar o un huevo, pero creo que ni los necesita. Cuando salgo me ha llamado a mi celular y me pregunta dónde ando o qué estoy haciendo y a qué hora regreso.

He visto que con las otras vecinas sólo se saludan, se dan los buenos días o se dicen adiós. ¿Será que las fastidió igual que lo está haciendo conmigo? Estoy hasta el copete. No sé cómo decirle que ya no puedo más, pero sin lastimarla. Me cae muy bien y ha sido muy amable, pero ya fue suficiente. Yo tengo mis obligaciones, mi familia y también otras amistades y no tengo todo el día para hablar con ella o para atenderla. Con decirte que hasta por la computadora me manda mensajes. Hasta me dan ganas de cambiarme de casa, aunque me duela dejar esta casa porque me gusta mucho.

¿Qué me recomiendas que haga? Muchísimas gracias, espero tu respuesta con ansia.
FASTIDIADA

QUERIDA
FASTIDIADA:
Algo de lo que está sucediendo con tu vecina es tu propia culpa. Tú le diste el número de tu celular y tu correo electrónico. No la culpes por usarlos. Comprendo que es bueno que tenga el número de tu celular porque de esa manera si algo sucediera en tu casa puede localizarte al instante. Pero si quieres recuperar tu tranquilidad, habla con ella con mucha amabilidad y tacto y explícale que no tienes tiempo de atenderla continuamente, que aprecias mucho su amistad pero tienes una familia que atender. Y cuando llame en horas inoportunas, dile que le llamarás más tarde y corresponde a la llamada cuando tengas tiempo de conversar. En resumen, marca límites y con gentileza, pero con firmeza, insiste en que los respete, porque si no lo haces todo va a seguir igual.
Espero que la tranquilidad vuelva a tu hogar.

ANA
12 Agosto 2019 04:00:00
Querida Ana, extraño a mis abuelos…
QUERIDA ANA:
Mis abuelitos, que viven desde hace 10 años en Chicago, Estados Unidos, siempre leen sus cartas, porque los dos aprendieron a usar la computadora y les gusta enterarse de lo que sucede por acá, ya que ellos vivieron muchos años en esta ciudad. Mi abuelito es ciudadano estadunidense por nacimiento y pudo nacionalizar a mi abuela y hace 10 años decidieron regresar a Estados Unidos y se sienten muy contentos. Nosotros hemos ido a visitarlos solo dos veces porque mi papá no tiene mucho dinero y el viaje es muy costoso. Somos cuatro hermanos, dos hombres y dos mujeres. Yo soy la segunda de los hijos y tengo 16 años.

Yo le recomendé a mi abuelito que leyeran Zócalo en la computadora y así lo hacen todos los días. Por eso el motivo de mi carta es para que la lean y la respuesta que me dé.

Ellos son los padres de mi papá y me duele mucho que mis abuelitos no vengan a vernos cuando menos una vez al año. Han viajado en crucero a varios países de Europa, al Caribe, al Mediterráneo. Han ido a Australia, a Hawái, a la India y no sé a dónde más. Han recorrido mucho mundo, pero no tienen tiempo de venir a vernos a nosotros.

Me parece muy bien que se paseen, ya mi abuelito está jubilado y tienen dinero y amigos con quienes viajan, pero me duele que se hayan olvidado de su hijo y de sus nietos. En uno de sus mensajes me dicen que quieren que seamos muy unidos, pero ellos son casi unos desconocidos para nosotros.

Abuelitos… ¡¡¡Acuérdense de nosotros!!!

Ana, espero no haberla aburrido con mi carta, pero quiero que mis abuelitos lean mi tristeza y mejor preferí escribirle a usted que directamente a ellos. Por favor, perdone.
NIETA TRISTE



QUERIDA NIETA TRISTE:

Ni me aburriste ni tengo nada qué perdonar. Te agradezco tomaras mi conducto para manifestar tu tristeza a tus abuelitos. Debo decirte que nadie puede obligar a tus abuelos para que los visiten a ustedes, pero lo que quiero decirles a ellos es que van a lamentar la lejanía algún día.

Yo pienso que los abuelos tienen la responsabilidad de asegurarse de que ellos son parte muy importante de la vida de sus nietos, transmisores de historia y costumbres.

El año tiene 52 semanas. Una o dos semanas que pasen los abuelos con ustedes cada año puede hacer un mundo de diferencia. Yo también deseo que tus abuelos lean esta carta. Te abrazo.
ANA
07 Agosto 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:
Mis padres vivieron separados durante casi 10 años antes de que mi papá falleciera. A los siete años y dos o tres meses de separados, mi papá se puso enfermo y aunque somos cinco hermanos (dos hombres y tres mujeres) una de mis dos hermanas, como vivía cerca de la casa de mi papá, se ofreció para ir a verlo todos los días, llevarle las tres comidas, darle sus medicamentos, llevarlo con su doctor, limpiar ligeramente la casa, lavarle y plancharle la ropa y llevarle a la señora que trabaja con ella cada semana para que limpiara bien la casa. Los otros cuatro hermanos no le pedimos que lo hiciera, fue un ofrecimiento espontáneo, ya que era como quien dice la consentida de mi papá. Con sinceridad yo me sentí aliviada con ello y aunque mis hermanos no me lo han dicho, creo que también.

Mi papá desafortunadamente falleció hace un mes y dejó algún dinero en el banco para que se repartiera por partes iguales entre los cinco hermanos. La casa también cuando se venda. Pero ahora mi hermana salió con la novedad de que pide que le demos algo en compensación por la ayuda que le dio a papá esos tres años. Todos los hermanos pensamos que no es justo lo que pide, pues ese “algo” son 150 mil pesos. Dice que lo que hizo por papá fue por cariño, pero considera justo que le demos “algo” por lo que hizo, pues descuidó a su familia y se cansaba bastante. Realmente ella cuidaba muy bien a papá y siempre estaban él y la casa muy limpios. Y religiosamente lo llevaba al médico y las últimas tres semanas que mi papá estuvo más enfermo, ella se quedaba a dormir en la casa de él. Tenemos que admitir que se portó muy bien, pero ¿verdad que es mucho 150 mil pesos?


¿Cree usted que a pesar de todo lo que hizo, no es de una hija cobrar por cuidar a su papá? Le agradeceremos su opinión. Confío en que usted sí sea justa. Le he dicho sinceramente lo que ella hizo, que yo sé fue mucho, pero también es mucho lo que pide. Apreciaré mucho su opinión.
INJUSTA

QUERIDA INJUSTA:
¿Cómo llegaría tu hermana al cálculo de esa suma por tres años de atención a su padre enfermo, prepararle sus tres alimentos diarios, vigilar que tomara sus medicamentos, limpiar la casa, lavar y planchar su ropa, etcétera? Supongo que no cobraba antes la comida que le llevaba, ni el día que le pagaba a la señora que le limpiaba la casa. ¿Te parece injusta? Si ella se hubiera informado bien y quisiera aprovechar la oportunidad, les pediría mucho más. Solamente calculen lo que cobra diariamente una enfermera o un enfermero. Cobran aproximadamente $800.00 por un turno de 8 horas. Agreguen el pago de la ayuda de la casa un día a la semana, el costo de la comida, desayuno y cena. Lavado y planchado de la ropa y las vueltas con los doctores. Y esas tres semanas de atención las 24 horas cuando su papá estuvo más enfermo. Y no tomamos en cuenta que la atención de una hija nunca puede compararse con la que puede dar un extraño.

Si piensan que su hermana está “cobrando” más de lo justo, los injustos, avariciosos y mezquinos son ustedes. Ella les dio mucha tranquilidad a todos los hermanos haciéndose cargo de su padre esos tres años. Si de verdad quieren ser justos, no le den los 150 mil pesos, sino más, mucho más. Y no le pagan el cariño que dio a su padre y la tranquilidad de ustedes.
ANA
05 Agosto 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:
Tengo 46 años, estoy divorciada hace tres años después de un matrimonio de 26 años que en ocasiones fue muy turbulento. Trabajo tiempo completo y asisto a la universidad pues quiero terminar la carrera que dejé trunca.

Tengo dos cariñosas y queridas amigas que me han ayudado mucho a través de mis momentos difíciles con consejos, estímulos, compañía. Muchas veces he tomado sus consejos, ya que casi siempre han sido muy buenos. Sin embargo, hace dos meses tomé yo sola una decisión que ha causado una ruptura entre ellas y yo, y eso me ha dañado mucho, pues casi no me hablan.

Mi hijo, que actualmente tiene 25 años y su esposa, me invitaron a vivir con ellos hasta que termine mis estudios y he aceptado la invitación. Eso disminuye grandemente mi carga económica que es de colegiatura, libros, etc., además de los servicios de mi casa, ayuda en el servicio y otros gastos. Y por otro lado pude rentar mi casa. Tanto mi hijo como mi nuera tienen excelentes empleos y muy buenos ingresos, y todavía no tienen niños ni ella se embaraza aún. Ellos son muy estables y serenos, y me llevo excelentemente bien con mi nuera, y mi hijo está feliz de que estoy con ellos y de poder apoyarme.

Mis amigas están sorprendidas de que yo haya aceptado vivir con ellos, que solamente tienen un año de casados. Piensan que estoy invadiendo su intimidad y que yo no voy a tenerla tampoco, así como mi independencia. Yo les digo que esto es solamente un arreglo que durará mientras termino mis estudios, para lo cual faltan solamente dos años. Les hice hincapié en que el factor más importante es que ese arreglo está bien con mis hijos y también conmigo.

Durante estos dos meses que he vivido con ellos todo ha ido viento en popa. Su casa es grande, así que ellos no se meten conmigo ni yo con ellos. Entramos y salimos cuando queremos. Tienen ayuda diaria en la casa pero yo me entiendo con el arreglo y limpieza de mi recámara y ayudo a mi nuera con detalles y algunos días a hacer el desayuno o la cena. Mi habitación está retirada de la de ellos, tengo mi propio baño y eso me animó mucho a aceptar su invitación.

Una de mis amigas me dijo que ella no irá a visitarme a la casa de mi hijo porque se sentiría incómoda y la otra me dijo que no le parecía bien lo que había hecho; ambas dijeron que no les había pedido consejo. Quiero mucho a mis amigas pues me han ayudado en tiempos difíciles y me duele lo que sucede, pero también me da la sensación de que quieren controlar mi vida, que no les pareció la decisión que tomé porque no lo comenté con ellas ni pedí su
opinión.

Mis amigas tampoco están de acuerdo en que yo me lleve bien con mi ex, quien ahora anda de novio con otra. Yo asistí a terapia antes y después de que me divorcié. Él también lo hizo. Finalmente todo está en paz entre él y yo y con nuestro hijo y nuera todos nos llevamos muy bien. Te ruego que me ayudes. Estoy angustiada con la actitud de mis amigas. Gracias anticipadas.


AMIGAS CONTROLADORAS QUERIDA AMIGAS CONTROLADORAS:
Parece que tu vida va en el camino correcto después de años de vicisitudes en tu matrimonio. Tus amigas deben tener buenas intenciones, pero amenazarte con no visitarte mientras vivas con tu hijo y su esposa, me parece injusto, y suena a chantaje. Tus relaciones con tu hijo y tu nuera son admirables y ahora con tu exesposo muy buenas. Tú andas bien. Habla con tus amigas y a menos que ellas estén dispuestas a dejar esa actitud, parece que es tiempo de que empieces a ampliar tu círculo de amistades. Felicitaciones por tu vida actual.
ANA

31 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
Con toda sinceridad no soy de escribir estas cartas, pero tengo un conflicto y mis amigas dicen una cosa, mis padres otra y yo quedo en medio y necesito un punto de vista neutral. El tuyo. Por favor ayúdame.

Tengo 27 años y estoy saliendo con un muchacho al que he conocido muchos años. Él es amigo de mi exnovio también. De hecho mi ex y yo terminamos porque el amigo me besó y yo en un arranque de honestidad se lo dije a mi ex, y él me botó. Pero bueno, eso no es el punto. Hace como un mes volvimos a encontrarnos mi amigo y yo y hemos estado saliendo y entablamos una relación “sentimental”. Me siento muy bien a su lado, me cuida, me consiente, me hace pequeños regalos, etcétera. En resumidas cuentas, me gusta mucho.

Ahora viene el gran pero. ¡¡¡Lleva tres divorcios y tiene dos hijos con una de sus esposas!!! Algunas de mis amigas me dicen que no hay problema, que voltee los papeles y me ponga en su situación y que es válido que quiera reiniciar su vida. Por otro lado está el resto de mis amigas, mis padres y mis valores que me inculcaron mis padres, quienes dicen que merezco estar con alguien sin compromisos, que aunque no rompa un matrimonio, no comience mi vida de matrimonio con un hombre divorciado, que busque un hombre soltero y sin problemas.

Sinceramente el matrimonio no es una de mis prioridades, pero si voy a pasar un buen tiempo o el resto de mi vida a su lado, pues si me da algo de inquietud. No sé qué hacer, siempre he seguido mi forma de sentir, pero ahora sí tengo miedo. ¿Qué hago si creo que lo empiezo a querer?

Gracias por tu ayuda.

TRES BODAS Y DOS HIJOS


QUERIDA TRES BODAS Y DOS HIJOS:

Yo también tendría miedo de enamorarme de un hombre que trae en su historia tres divorcios. Posiblemente sea un hombre magnífico, que ha tenido mala suerte con las mujeres que ha elegido. Pero, ¿qué tal si es al revés? Puede ser que sea una persona inconstante, insegura, infiel y quién sabe qué más.

Si él ha sido amigo tuyo bastantes años, es muy probable que sepas qué ha pasado en su vida, por qué ha fracasado en sus tres matrimonios y también qué persigue. Y si no lo sabes, trátalo el tiempo suficiente e investiga para enterarte.

Te sugiero que no te ciegues, que veas las cosas con claridad y objetivamente antes de enamorarte. Y por otra parte, tus padres tienen razón. La vida de ese hombre va a estar muy dividida, sobre todo con sus hijos. Si aceptas eso, está bien.

Aunque el matrimonio no sea una prioridad para ti, el fin natural de una relación es ese, y es fácil que ya enamorados, decidan casarse. Así que piensa muy detenidamente si conviene que continúes tu relación sentimental con él.

ANA
30 Julio 2019 04:03:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Tengo 27 años y hace tres me casé. No tengo hijos y en estos momentos pienso que es mejor. Y le diré la razón. Me di cuenta por causalidad de un correo electrónico de mi esposo que le había enviado a una mujer. El correo era de naturaleza muy íntima y explícito sexualmente. Hablé con mi esposo sobre el asunto y negó que fuera de él. Dijo que no conocía a esa mujer ni sabía qué había sucedido. Yo, tonta, le creí, pero la duda estaba ya en mi cabeza.

Con eso en mi mente, quise confirmar mis sospechar o desecharlas y comencé a revisar sus correos y descubrí que sí había tenido correspondencia con ella desde hacía varios meses, ya se habían conocido personalmente y entonces ya con esa seguridad hablé con él.

La conversación fue muy fría y seria. Admitió la verdad y confesó que hasta habían tenido relaciones varias veces. Eso me decidió para decirle que iba a divorciarme de él y que hiciera lo que hiciera y dijera lo que dijera, no cambiaría mi decisión. Inicié los trámites de divorcio, pero ahora él me sale con que el fracaso de nuestro matrimonio se debe a mi falta de ética pues me puse a revisar sus correos y ya me perdió la confianza.

¿Cómo ve usted a este hombre? Ahora resulta que yo tengo la culpa. Por favor, dígame qué hago. Estoy toda desorientada y a pesar de mi edad me siento ingenua y sin experiencia. Le agradeceré me conteste a la mayor brevedad. Saludos.

ENGAÑADA


QUERIDA ENGAÑADA:

Tu esposo está tratando de jugar ese antiguo juego denominado “Culpa a la víctima”, pero te sugeriría que no permitas que se salga con la suya. Tu matrimonio fracasó y está roto porque él te engañó, fue infiel y tuvo una aventura. Que tú te hayas enterado, por cualquier medio, no fue el motivo para romper el matrimonio. Fueron su engaño y sus mentiras lo que arruinó su relación.

Por lo visto él no ha pedido perdón ni se ha disculpado. Otro punto en su contra. No debieras dejarte manipular por él. Quiere pasarse de listo, pero tú debes serlo más. Lamento lo que te ha sucedido. Pero si tú lo amas, ¿estarías dispuesta a perdonarlo a condición de que no vuelva a las andadas, si te lo pidiera? Por favor piensa con la cabeza fría.

ANA
27 Julio 2019 04:01:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Vivo en Estados Unidos desde hace mucho. Soy maestra jubilada, enseñé español. Hasta hace unos meses vivíamos en Chicago, pero nos cambiamos mi esposo, mi hijo menor y yo a Texas, para estar más cerca de mis padres. Además de la alegría de estar con ellos, tenemos la dicha también de estar cerca de mi abuelita que tiene 89 años y gracias a Dios está muy bien. La gozamos mucho.

Hace unos días llegó mi abuelita feliz a mi casa porque hacía dos días le habían puesto un aparato auditivo digital, y dice que es como volver a vivir. Antes ella había probado otros aparatos, pero los había dejado en el cajón de su cómoda, porque decía que el aparato recogía todos los ruidos de fondo y eso le molestaba mucho. Con el nuevo aparato escucha todo sin tener que ajustar siquiera el volumen. Me dijo que hacía años no escuchaba el ruido que hace el refrigerador cuando está funcionando y tampoco los ruidos del tráfico (a nosotros esos ruidos nos molestan).

En México seguro ya venden esos aparatos y mi carta es para que por favor informe a sus lectores de esto, ya que siempre leo Zócalo por internet y lo primero que leo son sus cartas, y me he dado cuenta de que además de aconsejar, da buenas noticias y temas de reflexión a sus lectores. Por ese motivo le paso este tip a ver si alguno de sus lectores puede aprovecharlo.

También exhorto a quienes no escuchan bien, para que vayan a que les revisen sus oídos, que les hagan una audiometría y que si es necesario un aparato, no tengan vergüenza de usarlo, porque podría ser el inicio de una vida nueva.

La felicito sinceramente y le deseo mucha dicha.

QUINTO SENTIDO



QUERIDA

QUINTO SENTIDO:

Actualmente millones de personas en todo el mundo sufren alguna clase de pérdida de audición, ya sea por mayoría de edad o por el uso de esos aparatos que traen pegados al oído o por sonidos demasiado altos.

En una ocasión leí en un consultorio de un audiólogo un letrero que decía: “Su pérdida de audición es mucho más obvia para todos los demás que su aparato auditivo”. Y es verdad.

Muchas gracias por enviarnos su carta y su recomendación. Me alegra mucho que su abuelita pueda usar ese aparato que la hace sentirse tan bien. Y sí, en México contamos con la misma adelantada tecnología auditiva que en Estados Unidos. Su español es realmente bueno y debe haber sido una estupenda maestra de nuestra bella lengua. Espero que sean muy felices en Texas y que sigan leyendo Zócalo por internet.

ANA
26 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Soy una mujer divorciada, tengo dos hijos. Un hombre de 12 años y una niña de 10. Me casé hace 15 años, pero mi matrimonio fue muy de-safortunado. Mi exesposo es perezoso, nos trataba mal a mis hijos y a mí, no me daba para el gasto de la casa, perdía trabajo tras trabajo, había días que bebía mucho. En fin, un desastre.

Finalmente conseguí el divorcio hace cinco años. Ya divorciados, él nunca se ha preocupado por sus hijos, si comen, si estudian o necesitan algo. Hace tres años fue a dar a la cárcel por fraude y después de un año salió en libertad condicional. La abuela paterna “se aseguró” de que mi hijo viera a su padre y ella siempre le habla de él al niño y dice que es necesario que los niños vean a su padre y, como lo dice frente a los niños, decidí probar y nos encontramos con él.

Desde el principio la entrevista fue un desastre. Su lenguaje fue terrible y se dedicó a contarle al niño (aunque se dirigía a él, lo escuchábamos todos) historias acerca de lo famoso que había sido en la cárcel. Anda lleno de tatuajes y le dijo al niño que debía hacerse algunos.

Tuve que aceptar que volviera a verlo, pero siempre que lo veía eso afectaba a mi hijo, en la casa y en la escuela, así que decidí que lo viera lo menos posible. Un día le dije que no era apropiado lo que hablaba con el niño y que yo iba a ir con un juez a contarle todo. Desde entonces no hemos vuelto a saber de él. La abuela, sin embargo, no deja el asunto en paz, le dice al niño que su papá lo quiere mucho y desea verlo.

Por fortuna con la niña nunca se han metido, pero ahora mi hijo está necio que quiere ver a su papá y que hasta le gustaría ir a vivir con él. Le he pedido a la abuela que no le diga nada, pero no hace caso, y siempre que ella habla con mi hijo, el comportamiento del niño se vuelve molesto. Pero ni ella ni mi ex han mostrado ninguna intención de cambiar. Por favor aconséjeme qué hacer, se lo voy a agradecer mucho.
LEJANA


QUERIDA LEJANA:

Es obvio que la abuela paterna de tus hijos es una mala influencia, y no se diga su padre, que es peor. Me parece duro decirte que mantengas en todo lo posible, lejos a los dos (tu exesposo y tu suegra) de tus hijos, pero pienso que es lo mejor para los niños. Ojalá poco a poco el niño vaya olvidando la idea de ir a vivir con su padre. Ellos dos son un par de manzanas podridas. Y entre menos vean a su padre, mejor. Haz uso de todos los medios para lograrlo, inclusive por medio de un juez, como le dijiste en esa ocasión a ese hombre. El bienestar de tus hijos es primero.
ANA
25 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Estuve saliendo aproximadamente un mes con un señor viudo y rico. En ese tiempo que salimos fue mi cumpleaños y él me regaló un brazalete de oro con unos diamantitos. Es un hombre muy bueno y me trataba muy bien, pero sentí que era “viejo” para mí, pues tiene 64 años y yo tengo 33 y terminé con él. Pero resulta que ahora él me está pidiendo que le regrese el brazalete, pero yo no quiero regresárselo, me gusta mucho y lo he presumido con mis amistades.

Como le digo, él es una persona muy buena, pero yo no me sentí muy a gusto con él y además en esos días regresó de Estados Unidos uno que había sido mi novio y que había estado allá por dos años y francamente prefiero a este otro.

¿Qué me aconseja que haga? ¿Verdad que un regalo no se pide que se devuelva? Gracias por su opinión.

JOYA


QUERIDA JOYA:

¿Los regalos no se pide que se devuelvan? Déjame decirte que a una conocida mía que a última hora decidió no casarse, su novio, que era quien había comprado el vestido de novia, este le pidió que se lo devolviera. Y ella se lo devolvió. Un brazalete de oro con diamantes es un regalo muy costoso. Ya que tu relación con ese señor “viejo” para ti y que no llegó a gustarte, solamente duró un mes “aproximadamente”, pienso que lo correcto y honesto es regresarlo. Si no lo haces puedes quedar ante él y tus amistades como una persona oportunista o aprovechada.

Quizás el “viejo” tenga la suerte de encontrar a alguna mujer que comprenda que si un brazalete de oro con diamantes es algo precioso, el señor “viejo” es la verdadera joya.

ANA
24 Julio 2019 04:01:00
Querida Ana
Fíjese que estoy preocupado por los hijos de un querido amigo. Me dijo mi amigo que cuando sus hijos van a visitar a su suegro, el señor les ofrece una bebida con alcohol. Sus hijos tienen 16 y 17 años. Dice que solamente les da una cuba o cualquier otra con diferentes licores para que conozcan. Me dijo que a su esposa no le gustaba eso, pero que ni él ni ella se animan a hablar con el abuelo de los muchachos porque es una persona difícil y no quieren hacer polémica con él. Mi amigo no me dijo que esté preocupado, pero yo creo que sí está porque no había razón para que me comentara el tema.

En ese momento no dije nada pero pienso que mi amigo y su esposa están equivocándose. Fíjese que yo también, como ellos, no hice olas cuando mi padrastro les enseñó a mi hijo mayor y a un sobrino, hijo de mi hermana, a fumar. Quería que los niños-jóvenes tuvieran una buena relación con su abuelo. Bueno, ahora los dos muchachos que tienen 24 y 25 años, fuman. Han dicho que han querido dejar el cigarrillo, pero no han podido porque tienen muchos años fumando y es difícil.

Cuando mi hermano y yo éramos muy jóvenes, mi hermano mayor se salía de las fiestas familiares y de los compañeros de escuela, para fumar mariguana y tampoco dije nada para no meter a mi hermano en problemas y tampoco tenerlos yo, así que nunca dije nada a mis padres. Ahora me arrepiento, ya que como resultado, él ahora es un adicto y hace poco tuvo que ir a un hospital por sobredosis.

Finalmente he entendido y quiero proteger de las adicciones al alcohol, al tabaco o a las drogas, a mis hijos adolescentes y en el futuro, si Dios me deja aquí, también a mis nietos. Si tengo que hacerlo, trazaré la línea precisa. Los padres deben defender lo que es correcto, sin importar que se lastimen los sentimientos de suegros o padres, ya que eso implica un precio muy alto que se paga por proteger a los hijos o nietos.

Le suplico que publique mi carta por si a alguien pueda servirle la lección.

VALORANDO


QUERIDO VALORANDO:

Me alegra que finalmente haya encontrado la fortaleza y la convicción para hablar de lo que sabe que es correcto y lo mejor para sus hijos. No se puede esperar que los niños y jóvenes sepan lo que no se les ha enseñado. Los adultos deben tomar decisiones maduras aunque no siempre sean populares. Pero si no se pone un alto o se enseña y advierte con oportunidad, los hijos pueden terminar en una cárcel, si no es que en un cementerio. Hable con su amigo.

La vida de los drogadictos es un infierno, así que si los padres que ven a otros dar a sus hijos “un traguito” de alcohol o una probadita de cigarrillo o se enteran de que andan fumando mariguana o consumiendo alguna droga, no les piden que se detengan porque pueden lastimar sentimientos o puedan disgustarse, cometen un grave error. Una vida digna y sana es el mejor regalo que se puede ofrecer a los hijos por medio de un buen ejemplo, de estar siempre pendientes de ellos y de darles buenos consejos.

ANA
19 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Me tardé tiempo en escribirle porque de ninguna manera deseo lastimarla, es usted una dama y no me atrevería a lastimarla “ni con el pétalo de una rosa”. Pero pienso que además de toda una dama, es usted muy inteligente y va a comprenderme. Se trata de lo siguiente: un día, hace tiempo, un señor le escribió una carta donde le decía que su esposa se salía en las noches para visitar a sus amigas. Él probablemente se sentía celoso y usted, para alivianarlo, le dijo que quizás su esposa y sus amigas se reunían en una colonia de murciélagos.

Yo quisiera decirle y el mensaje va también para sus lectores, que quizás no sepan que los murciélagos son muy trabajadores. Durante la noche están librando al mundo de cientos de millones de bichos y polinizando plantas y árboles. A diferencia de los humanos, los murciélagos no tienen el lujo de demasiado tiempo en su vida. Una mamá murciélago, además, gusta de estar con sus bebés cuando los tienen.

Querida Ana, nuestros amigos murciélagos no necesitan mala publicidad, además de la que les han hecho la literatura y el cine. Me gustaría que todos supieran que su temor a los murciélagos surge de la ignorancia, ya que no representan una amenaza. Mueren muchas más personas de picaduras de abejas, de accidentes en motos o autos, de descargas eléctricas o ahogados en presas o ríos, o por otros motivos, que por rabia por culpa de un murciélago. Hasta el guano es útil. Así que ojalá pueda publicar mi carta para que la gente no crea que los murciélagos son una plaga peligrosa. Le agradeceré mucho su atención y la saludo con afecto.

DEFENSOR

QUERIDO DEFENSOR:

Por favor reciba mis respetos por defender a sus amigos voladores nocturnos, que en verdad son muy dignos de su defensa. Y además mi agradecimiento por sus amables palabras hacia mi persona.

Sin embargo, cuando sugerí o comenté que la esposa de ese señor podría estar reuniéndose con sus amigas en una colonia de murciélagos, me refería solamente a que son animales nocturnos. Era una metáfora. No estaba insinuando que son inútiles o promiscuos. Si se sintió de alguna manera ofendido, le ofrezco sentidas disculpas.

ANA
17 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Voy a tratarte un asunto que quizás consideres sin importancia, pues tus lectores tratan asuntos delicados y muy serios algunos. Pero espero puedas ayudarnos. Después de 10 años de haberse divorciado de mi papá, mi mamá volvió a casarse con un hombre excelente. Todo va muy bien con su nuevo esposo y nosotros, sus hijos, ya casados, nos sentimos felices por ella.

El problema es su cuñada. Hermana de su esposo. Ella siempre que visita a mi mamá lleva algo de comida. Mi mamá le ha pedido que no lleve nada, pero no hace caso. La pasada Navidad llegó con un espagueti y un pastel, cosas que ella misma había preparado. Mi mamá tenía una deliciosa cena, pero tuvo que servir también lo que llevó su cuñada. Debo decir que tanto el espagueti como el pastel estaban deliciosos, pues ella es excelente cocinera. Mi mamá se ha quejado de eso con su esposo, pero él piensa que no es malo que su hermana llegue siempre con comida.

Un día hice una piñata para uno de mis niños y la invité a ella. Le pedí que me ayudara a preparar la comida para los niños y las mamás, pero cuando llegó llevaba hot dogs, gelatina y un pastel. Ya no sabíamos qué hacer con tanta comida. Yo no quiero que mi mamá se disguste con su esposo, pero yo la apoyo, ya que mi mamá no necesita que su cuñada lleve comida, pero no ha podido hacerla entender.

Por favor, ¿puedes darnos una sugerencia sobre este asunto, aunque parezca sin importancia, pues está molestando mucho a mi mamá y puede terminar en problemas? Gracias de todo corazón.

NIKKI

QUERIDA NIKKI:

Ninguna carta de las que recibo es sin importancia, y la tuya en verdad es importante. Gracias por escribirme y confiar en mí. La cuñada de tu mamá va a continuar llevando comida, aunque insistan en pedirle que no lo haga. Así es ella. Hay dos caminos: el que pienso es más fácil, es aceptar que ella es así y recibir graciosamente lo que lleve cuando las visita. Mucha gente –yo misma lo hago– llevamos algo de comer cuando nos invitan o visitamos a una amiga. No tanto como esa señora, pero alguna fruta buena, un postre, un dulce o flores. Otra opción es que cuando ella llegue con comida, elogien sus habilidades culinarias y decirle que como todo está preparado, servirán la cena que preparó tu mamá y disfrutarán en familia al día siguiente lo que ella llevó. Si lo hacen con amabilidad y sutileza, ella no se sentirá lastimada. Mi principal recomendación es recordarles que la cordialidad y armonía, principalmente con la familia política, son primordiales.

ANA
16 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Quedé viuda hace ocho años. De ese matrimonio tengo un hijo de 18 años. Yo ahora tengo 43 años. A los tres años de viuda, hace cinco años, volví a casarme con un hombre que es cuatro años menor que yo. Él es un hombre extraordinario, es muy bueno y nos llevamos muy bien y nuestro matrimonio es excelente, al menos eso pienso yo. Además se lleva muy bien con mi hijo y mi hijo lo quiere mucho.

Sucede que un día, hace una semana, cuando estábamos acostados en nuestra recámara, nos pusimos a platicar y se me ocurrió decirle que habláramos acerca de nuestras fantasías sexuales y mi esposo me dijo que su fantasía era tener a dos mujeres en la cama. ¡Wooow! Me sentí verdaderamente sorprendida porque mi esposo es muy tímido, y además me sentí ofendida. Me molestó mucho que me dijera eso mi querido esposo. Sé que él nunca me engañaría, pero me sorprendió mucho que pensara eso.

Cuando al día siguiente me preguntó por qué estaba tan callada, le dije que porque me había molestado lo que me había dicho de su fantasía. Me aseguró, me juró que no tengo nada de qué preocuparme ni molestarme, que él me ama más que a nada y que en esa conversación sólo estábamos hablando hipotéticamente y nada en serio. De todas formas me ha puesto inquieta lo que piensa mi marido. Lo amo mucho y sé que él también me ama, pero estoy sintiendo celos. Pero, ¿celos de quién, de nadie?

Por favor aconséjame antes de que vaya a decir o hacer algo que pueda lastimar mi matrimonio y causar problemas entre mi esposo y yo.

Gracias.

INQUIETA Y CELOSA

QUERIDA INQUIETA Y CELOSA:

Todos tenemos fantasías de algún tipo, aunque no necesariamente sean sexuales, pero la mayoría de las personas no hablan de ellas. Tu esposo debe tener mucha confianza en la fuerza de su relación contigo, su esposa, o no se hubiera atrevido a hablar de ese asunto tan abiertamente contigo. Deja de preocuparte y no vuelvas a mencionar el tema otra vez. Déjalo que siga soñando solo, si es que sueña. No desperdicies tu felicidad por algo sin importancia.

ANA
13 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Mi esposo tiene un trabajo donde la tensión es enorme y muy grande su responsabilidad. Además, aunque a él le gusta mucho su trabajo, el personal a su cargo no todo es muy eficiente y, como mucha gente de ahora, no ponen empeño en realizar bien sus labores y también se distraen constantemente: con el celular, conversando entre ellos, etcétera. En fin, que los corajes no acaban nunca.

Mi esposo puso la queja más arriba y llevaba algunas sugerencias, pero su jefe le dijo que le faltaba autoridad para controlar a su personal y que no volviera con esa queja. También le ordenó que no hostilizara a los empleados porque había costado bastante su entrenamiento. Ni le permitió someter a su consideración sus puntos de vista.

Gracias a Dios tiene ese trabajo, ya que no es fácil un empleo como el que él tiene, pero quedarse callado puede afectarle, ya que todas las noches llega a la casa listo para estallar.

Y algunas veces lo hace por cualquier banalidad. Yo no le digo nada ni los niños tampoco, pues les he pedido que se queden callados y ellos se portan muy bien.

Mi preocupación es que eso de contener el coraje podría dañar su salud. Mi esposo tiene 39 años, una edad en que los infartos son devastadores. Eso me quita el sueño. Te voy a agradecer mucho tu ayuda.

ROSA ROJA


QUERIDA ROSA ROJA:

Te ofrezco disculpas por tardar en dar respuesta a tu carta. Mi amigo, el médico que me ayuda, sale frecuentemente de la ciudad pues consulta en otra ciudad, donde entre paréntesis se siente tan feliz que está pensando en ir a vivir allá.

Yo desearía que no, pues su ayuda es muy importante para mí y mis lectores, pero si su felicidad la encuentra allá, tiene mi bendición y tal vez pueda ayudarme desde lejos.

Bien, el doctor me dice lo siguiente: no hay un acuerdo entre los científicos en que el coraje contenido pudiera causar daño físico.

Agrega que en algún tiempo se tuvo la idea de que las personas agresivas, compulsivas, tensionadas, etcétera, tenían mayor riesgo de ataques al corazón, pero que esa idea no puede ser ligada concluyentemente a los ataques al corazón.

Sin embargo, que recientes estudios sobre el coraje, en especial el coraje reprimido, parecen indicar que puede ser un válido factor de riesgo emocional, como causa de enfermedades del corazón.

Un poco sorprendente puede ser que es más un peligro para mujeres que para hombres. Y que aún no está muy claro si el “estallar” ayude algo.

Soltar el coraje hace a algunas personas sentirse mejor, pero la energía consumida en ventilar el coraje, ayuda poco a resolver el problema. Reconocer el coraje y tratar de controlarlo manteniéndose calmado y sereno puede ser útil para algunos.

Aún así, quienes sufren coraje a diario como parte del trabajo, pueden tener mayores problemas médicos, enfermedades del corazón y ser más susceptibles a enfermedades gastrointestinales. Eso me dijo mi amigo el doctor.

Yo deseo agregar lo siguiente: Sé que es difícil conseguir un trabajo excelente como tiene tu esposo actualmente, pero iniciar la búsqueda de otra posición puede llevar algo de alivio mental al proporcionar la esperanza de que el cambio eventualmente puede llegar, y una nueva posición, que no es imposible conseguir, puede sacar a tu esposo de la tensión que ahora tiene que soportar.

Deseo sinceramente que pronto pudiera suceder eso y él pueda disfrutar de un nuevo empleo donde él se sienta contento y tranquilo. Eso no tiene precio.

ANA
12 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Me gusta mucho escuchar pláticas y discos o ver videos con temas motivadores. Compro libros y asisto a conferencias de ese tipo. Todo en búsqueda de mejorar mi situación. Sin embargo, la vida es tan difícil y ha sido tan dura para mí, me han sucedido tantas cosas que me han hecho daño, que todo lo que escucho o leo se evapora y vuelve la decepción y vuelven las dudas.

Leo siempre su columna y me asombra que sea usted una persona tan positiva, que a todos les trasmite optimismo, valor, entendimiento. ¿Cuál es su secreto? Por favor ayúdeme. Lo necesito.

Muchas gracias.

NITA


QUERIDA NITA:

No existe ningún secreto. Yo también tengo y he tenido mis días de abatimiento, de decepción y de negrura. Pero, aunque no tanto como quisiera, tengo una gran fe y confianza en Dios, en su misericordia, bondades y en su amor. Él me ha dado la fortaleza para vencer las grandes tristezas, adversidades y los mil avatares que han incidido en mi vida.

La vida es bella pero en ocasiones es difícil vivirla; se hace costoso transitar por ella, pero si en esos momentos rogamos a Dios por su ayuda, no hay soledad en el sufrimiento, ni vacío a nuestro derredor. Si Él está con nosotros hay solución para todo. Ralph W. Emerson dijo: “No busques el cielo fuera de ti, está en tu interior”.

Que Dios sea tu compañero. Te aseguro que no vas a volver a sentirte como te has sentido o te sientes. Él va a darte la fortaleza que necesitas.

ANA
11 Julio 2019 04:03:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Soy un hombre joven, tengo 24 años. Nunca he tenido novia, nunca salí con una muchacha ni besé a ninguna. Es más, soy virgen. Soy muy tímido y temeroso, tengo miedo de ser rechazado por las muchachas si me les acerco y las invito a salir, a tomar un café, etcétera. No sé de qué hablar ni como proponerle a una chica que salga conmigo. ¿Quiere decirme alguna manera de superar este problema?

No soy feo, me dicen en mi familia que soy bastante atractivo, y no soy homosexual. Soy varonil y muchas veces veo que las muchachas se me quedan viendo.

Me gustaría salir y conseguir una novia. He deseado tener novia desde que estudiaba, pero temo que me digan que no y se burlen. Ahora soy profesionista y tengo buen trabajo. ¿Cómo puedo ser más extrovertido? Por favor no publique mi nombre. Le estaré muy agradecido.

BUSCO NOVIA

QUERIDO BUSCO NOVIA:

Muchos jóvenes temen invitar a una chica a salir por miedo a ser rechazados, pero recuerda que “quien no arriesga, no gana”. Relaciónate con tus compañeros de trabajo, sal con los muchachos que estén solteros y aprende a vivir, porque estás perdiendo los mejores años de tu vida. Tus temores se relacionan a sombras en vez de realidades. Son imaginarios. Te voy a sugerir algo: Haz lo que temes hacer. Ejecuta ese acto al que le tienes miedo, es decir, acércate a una joven que te guste y dile que quieres conocerla, y cuando entables conversación con ella (te aseguro que vas a encontrar tema de qué hablar, suceden muchas cosas en el mundo que puedes comentar) y cuando te des cuenta de que ella se interesó en lo que le dices, porque vas a hablarle de cosas interesantes, ya que eres preparado e inteligente, le dices que le invitas un café, o un helado o una cena. Elige un lugar bonito y tranquilo que no sea alejado ni solitario. Vas a ver entonces que no va a decirte que no y la próxima vez vas a tener menos miedo.

Hazle frente a la vida y a las situaciones, una a una, y resuélvelas. Si una chica te rechaza, dale las gracias y al día siguiente busca a otra. No acoses, sé simpático, agradable, corteja la chica, dile cosas bonitas de ella y si conoces a que se dedica, háblale de ello, interésate en lo que hace y háblale como si la conocieras, como a una hermana o a tu mamá. Así ella va a sentirse cómoda. Es muy importante que te sientas seguro de ti mismo. Tienes todo para conquistar a una chica: eres bien parecido, joven, atractivo, eres profesionista, tienes un buen trabajo, no tienes problemas económicos. ¿Qué más quieres? ¿Qué estás esperando? Cuando sientas confianza en ti mismo te resultará más sencillo invitar a una mujer a salir. Y si ella te rechaza, no lo tomes como algo personal, se trata solamente de un rechazo a tu invitación. No dudes en invitar a otra chica a salir, y hazlo hasta que encuentres quien acepte la propuesta de pasar un buen rato con un joven decente y atractivo como tú.

Suerte y que no te detenga nada. Tienes todo a tu favor. Utilízalo.

ANA
10 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Le suplico que si puede publique mi carta. Va dirigida a una persona que necesita verla.

Yo ya estoy bien. Ah, y también se adapta a otras personas. Agradezco mucho su atención.

ABANDONADA


Querida “Amiga”:

Te di la bienvenida dentro de mi vida y de mi hogar. Te ganaste mi amistad, mi hospitalidad y mi confianza. Y luego… te ganaste a mi esposo.

No te culpo por pensar que él era maravilloso. Yo también pensé eso cuando nos conocimos él y yo. Tú viste a un hombre muy bien parecido, trabajador y próspero que era encantador. Pero… ya no es así, ¿verdad? Descuidó su negocio porque se pasaba mucho tiempo alejado de él.

Él ya no pudo pasarle dinero a nuestros tres hijos y no sé qué hubiéramos hecho si yo no hubiera trabajado en mi profesión. Tú no sabías hacer nada y debes estar pagando por todo (no sé de qué manera) porque él ya no tiene un solo centavo. Además, ha subido de peso y ha perdido casi todo su cabello. Si lo hubieras conocido hoy, seguramente no le hubieras echado ni una segunda mirada. Pero ahora tienes que estar con él.

Perdiste tu respetabilidad y perdiste mi amistad por un hombre que ahora está en la quiebra y no quiere que lo vean contigo. Todavía está viviendo en tu casa rentada, porque no tiene dinero con que salirse. Es tu joya, querida “amiga”. ¿No estás orgullosa de ti misma?

Su Esposa


QUERIDA ABANDONADA:

Aquí encaja muy bien el pensamiento que dice: “Cuidado con lo que pides, porque puede serte concedido”. Al final ganaste tú. Gracias por escribir.

ANA
09 Julio 2019 04:04:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Muchas personas leen sus cartas, todos lo sabemos. Por eso no se me ocurre una mejor manera de difundir una advertencia, si me permite que le ruegue publique mi carta. Muchísimas gracias por su espacio y por su tiempo.

Hace un año tuvimos un niño hermoso, era nuestro tercer hijo después de dos niñas. Le pusimos por nombre Ángel. Cuando el niño tenía ocho meses le compré un osito de peluche pequeñito, como de unos 25 centímetros. La verdad jamás se me ocurrió (ni a nadie más), que un juguetito tan bonito, tan pequeño y tan suave, pudiera ser tan mortífero.

Durante una noche, mi Ángel le quitó el lazo de listón que llevaba el oso alrededor del cuello, que medía aproximadamente 20 centímetros de largo por uno o uno y medio de ancho. El niño se lo puso en la boquita y se ahogó, se asfixió. No pudo gritar ni llamar la atención porque el listón se le atoró en su garganta. Cuando fui en la mañana con su biberón para dárselo, lo encontré asfixiado. Quise volverme loca. Fue algo terrible, la más terrible de las impresiones y penas que se pueden tener.

Nuestros esfuerzos por lograr una sanción para los juguetes peligrosos con diversas instancias y autoridades, fueron infructuosos. Evidentemente es costoso luchar contra las leyes de fabricación y los grandes intereses. El oso era importado y por lo tanto era uno de los millones de artículos que se importan y se venden. Nos aflige pensar que se lucha tanto contra el aborto, y se trata de proteger tanto a los niños y no se piensa en regular la peligrosidad de los juguetes.

Le ruego que advierta a sus lectores de su responsabilidad en verificar todos los juguetes que compren a sus niños, y también de los que les regalen. El pediatra de mis hijas y nuestros parientes y amigos, se sorprendieron de que pudiera ocurrir algo tan terrible. Desde entonces ellos advierten de ese peligro a todos los que tienen niños pequeños.

Tenemos la esperanza de que usted pueda ayudar a transmitir esta alerta a tantas personas como sea posible, porque aunque no sea un problema común, un solo niño que pudiera sufrir algo parecido, es demasiado para que muera de esa manera sin sentido. Jamás podremos reemplazar a nuestro adorado hijito, pero si mi carta puede impedir que esta u otras tragedias vuelvan a suceder –sentiremos– que mi pequeño Ángel no murió en vano y desde allá arriba manda sus bendiciones.

TRISTEZA ETERNA


QUERIDA TRISTEZA ETERNA:

Gracias por tu generosa “alerta” a otros padres relatando el trágico accidente que costó la vida a tu amado Ángel. Yo había escuchado sobre ojos y narices que vienen cosidos o pegados al cuerpo de animales de juguete y que al soltarse representan un peligro para los niños o bebés, pero ¿quién iba a pensar que un pequeño listón podría matar a un bebé? Un oportuno recordatorio en tu carta para que los padres examinen los juguetes que dan a sus niños o bebés, para detectar cualquier cosa que pueda soltarse y obstruir la garganta o lastimar un ojo o rasgar su piel.

Recibe mis muy sentidas condolencias por la muerte de tu hijito y por favor no olvides que Dios siempre nos da la fortaleza suficiente para poder enfrentar las penas.

ANA
06 Julio 2019 02:04:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Leí, sin recordar la fecha, una carta que usted respondía a una persona, en la cual le decía que se reconciliara con quien había tenido problemas y con la cual no había hablado ni visto durante muchos años. Usted le decía que la vida se pasa volando y perdemos mucho tiempo teniendo rencores que no nos llevan a nada y la frase que utilizó me llegó bastante fuerte. Usted le dijo: “Es tan corta la vida y son tan largos los rencores”. Tiene usted mucha razón. Y recordando eso, quise escribirle para contarle lo que me pasó con un compañero de estudios.

Estudié una carrera en una universidad de Estados Unidos, y ese mi amigo y yo fuimos compañeros de cuarto. Él y yo teníamos muchos intereses en común, sin embargo, después de mucho tiempo de ser amigos y llevarnos muy bien, peleamos un día sobre un motivo que ahora me parece totalmente sin importancia y él me hizo algunas bromas pesadas y después de esa discusión no volvimos a vernos. Yo regresé a México y seguí con mi vida. Pero un día, 26 años después de haberme graduado y haberme regresado, recibí una llamada en mi casa y era mi amigo. Me pidió que lo perdonara, y yo respondí de inmediato: “Desde luego, yo también te pido que por favor me perdones. Conversamos un rato y le pedí que viniera a visitarme. Él aceptó con gusto y dos meses después vino con su esposa a pasar cinco días en esta ciudad. No nos separamos más que para dormir. Los invité a quedarse en mi casa y su esposa congenió muy bien con la mía.

De ahí en adelante fuimos de nuevo los mejores amigos. Nosotros también fuimos luego a Estados Unidos a visitarlos. Y él me dijo, cuando nos encontramos por primera vez, lo triste que era haber perdido tantos años debido a aquel enojo. Continuamos comunicándonos mucho y quedamos en volver a visitarnos, pero desgraciadamente no fue posible volver a encontrarnos. Él falleció el año pasado. Mi esposa y yo fuimos al funeral a acompañar a su esposa y ella se mostró muy agradecida. Yo lloré en la tumba de mi amigo, lamentando mucho haber perdido tan lamentablemente el tiempo en que no nos vimos.

Ana, no importa lo herido o lastimado que pueda sentirse cualquiera de las partes, ya sea con justicia o sin ella, entre más pronto se contenten, mejor será. La vida es tan preciosa y la verdadera amistad tan escasa, que hasta un solo día es demasiado tiempo para perder.

Muchas gracias por todos los consejos tan acertados y verdaderos que nos da. En mi casa leemos siempre su columna. Siga adelante.

PERDÓN Y RECONCILIACIÓN

QUERIDO PERDON Y RECONCILIACIÓN:

Gracias mil por su hermosa carta. Lo felicito por haber recobrado a su querido amigo y haber disfrutado, aunque no fue posible que por mucho tiempo, de su compañía y su valiosa amistad. Y lamento que partiera tan pronto, pero por fortuna hubo la oportunidad de verse de nuevo y con mucho cariño.

Reitero mi mensaje de amor y reconciliación a todos mis lectores. Recordemos siempre la frase: “Es tan corta la vida y tan largos los rencores…” Y como dice usted: “Hasta un solo día es demasiado tiempo para perder”.

ANA
05 Julio 2019 04:05:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Creo que usted va a decir o al menos pensar que mi carta no merece ser publicada, pues habrá muchas que estarán pendientes de ser publicadas y contestadas y que tienen verdaderos motivos de estar en sus manos porque tienen problemas. Sin embargo, me atrevo a enviarla a ver si me da un pequeño espacio porque de alguna manera, entre todas esas cartas importantes, la mía lleva un sencillo mensaje. Si acepta publicarla, se lo agradezco mucho. Y la felicito sinceramente por su excelente columna diaria.

Quiero expresar mi sentir y ofrezco una disculpa si alguien se siente ofendido o lastimado, no es mi intención. Se trata de lo siguiente: he conocido a varias personas que han logrado grados de Doctor o Maestro por sus estudios, y me parece excelente que la gente continúe estudiando para lograr sus objetivos. Sin embargo hasta me da un poco de risa cuando esos doctores, en cualquier disciplina, se molestan si no se les llama “Doctor”. Quiero decirle que mi padre puso todo ese asunto en su perspectiva correcta cuando me convertí en vicepresidente de una corporación importante a nivel mundial a una edad relativamente temprana.

Me recordó que el número de personas que asistiría a mi funeral dependería de lo bien que me portara y tratara a todos, y también “a cuánto lloviera ese día”. Mi esposa administró otra dosis de humildad… involuntariamente, estoy seguro, cuando salía yo hacia la oficina, mi primer día como vicepresidente, me gritó: “No olvides llegar a comprar la leche para los niños”.

J. G. M.

QUERIDO J. G. M.:

¡Qué afortunado es usted! Entre su papá y su esposa nunca perderá la humildad. “Ni se caerá de un ladrillo”, como dicen algunos.

Y su carta es tan importante como cada una de las que recibo. Felicitaciones por su importante logro en plena juventud.

ANA
04 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Una amiga me preguntó si estaría bien casarse con un hombre que estuvo muy enamorado y fue sumamente dedicado a su difunda primera esposa y yo le dije que no y le expliqué mis razones. Entonces me propuse escribirte para contarte lo que me pasó, para que si alguien está en esa posición, piense bien lo que va a hacer.

Seis años después de enviudar, conocí a ese hombre que había perdido a su esposa tres años antes. Todavía estaba afligido, me compadecí y lo escuché con toda paciencia mientras me contaba con detalles acerca de lo extraordinaria que fue y todos los buenos momentos que compartieron antes de que ella enfermara y falleciera. Me dijo que se sentía muy bien a mi lado y que quería que estuviera junto a él para toda la vida, porque pensó que nunca más experimentaría ese sentimiento. Y nos casamos.

Las cosas continuaron igual. Él seguía hablando incansablemente de su primera esposa y continuó, aun cuando le dije que quería vivir en el presente y hacer este nuestro momento. Nunca pudo dejar atrás el pasado. Y para mí sí cambiaron las cosas. Mis sentimientos hacia él ya no fueron los mismos o siempre me sentí en segundo lugar. Nunca comprendió lo difícil que fue para mí cuando él hablaba, tanto conmigo como con amigos, con tanto entusiasmo de su difunta esposa como si todavía estuviera viva… Nos separamos.

Si alguna de las mujeres que leen esta carta quiere un esposo amoroso y dedicado, más vale que se vaya olvidando de ese caballero que visita tan a menudo la tumba de su esposa. Seguramente muchas segundas esposas han tenido que tragarse lo mismo que yo. Espero que mi carta les haga saber que no están solas, que somos muchas las que están o hemos estado en las mismas condiciones.

Te felicito mucho por tu estupenda columna y te doy las gracias por atenderme.

SEGUNDA

QUERIDA SEGUNDA:

Muy posiblemente existen muchas mujeres en igualdad de circunstancias. Lamento lo que te sucedió. Pero creo que por fortuna saliste de esa trampa a muy buen tiempo. Pero lo que sí es sorprendente es que a muchos hombres les suceda lo mismo.

ANA
02 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
Tengo 19 años y hace un año conocí en la universidad a un muchacho que tiene 23 años y va a graduarse en unos días, y me gustó muchísimo y al poco tiempo comenzamos a salir y nos hicimos novios y me enamoré mucho de él. Es muy guapo, alegre y simpático, por lo que nunca tuve confianza de que fuera fiel.

Un día funesto, hace poco, pensando en eso, quise probar su fidelidad y le pedí a una amiga mía que lo llamara y lo invitara a salir con ella. Le dije que solamente pera ver si aceptaba. Pero él aceptó y ella no se limitó a lo que le pedí y salieron juntos una noche.

Mi amiga me dijo que no la llevó a ningún lugar especial, que había ido por ella en su carro, se estacionó y simplemente caminaron un rato y luego la invitó a comer una hamburguesa. Luego le dijo que la llevaría a su casa en su carro, pero se estacionó y estuvieron juntos besándose y abrazándose. Mi amiga me contó todo por teléfono tan pronto llegó a su casa. Le recriminé lo que hizo, pero dijo que una cosa llevó a la otra y así había sucedido. Sentí que me hundía y no dormí en toda la noche.

Al día siguiente le conté a mi novio la verdad: que yo había armado todo el plan de acuerdo con mi amiga y le pedí que me perdonara, pero ya puedes imaginar que se enojó muchísimo y me dijo que no podía perdonarme lo que había hecho y que terminábamos. Y se fue…

Ahora está saliendo con mi mejor amiga, la que me ayudó a probar su fidelidad. ¿Qué te parece? Creo que lo perdí para siempre y no puedes imaginar cómo me siento y lamento lo que hice. ¿Estuvo mal haber hecho eso? ¿O haberlo confesado? Quiero saberlo.

Por favor no digas mi nombre en el periódico. Muchas gracias.

PRUEBA DE FIDELIDAD

QUERIDA PRUEBA DE FIDELIDAD:

Actuaste erróneamente. Fuiste imprudente y necia al haber juntado a tu novio y a tu mejor amiga. Recuerda que “en el arca abierta, el más justo peca”. Probaste que el muchacho es un casquivano y no es fiel; eso quedó demostrado, pero no era la manera de conocer la verdad. Eres muy sincera y por eso le dijiste la verdad. Te equivocaste y saliste perdiendo. Pero ahora sabes que debes poner más atención para elegir a tus novios (aunque no sean tan guapos) y a tus amigas. Lo lamento.

ANA
01 Julio 2019 04:03:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 79 años que gracias a Dios aún puedo vivir sola, haciendo mi quehacer en casa, manejo mi carro y participo en gran parte de las actividades familiares. Leo Zócalo todos los días, la lectura siempre ha sido una fuente de gran placer para mí. Visito a mis parientes y amigos o me visitan y con ellos voy al cine, al teatro y a actividades culturales y sociales.

Pero… sin la generosidad de dos donadores de córneas y sus familiares, mi vida sería muy diferente.

Hace cuatro años mi vista comenzó a fallar tanto y a tal grado que los oftalmólogos que vi recomendaron el trasplante de córnea, primero en un ojo y dos años después en el otro. Tal vez algo raro y desastroso, pero así fue. Yo me sentí terrible cuando me lo dijeron, pensé que iba a quedarme ciega y me desplomé.

Pero sucedió el milagro: El tejido para los trasplantes vino de dos donadores anónimos. Sin estos dos valiosos regalos de desconocidos, estaría totalmente ciega.

Por favor use el día de hoy su columna para animar a todos sus lectores y que ellos pasen la voz a otros, para que se conviertan en donadores de córneas, de órganos en general, y que recuerden que después den su autorización ante notario. Discutan también con sus familiares sus deseos.

En demasiadas ocasiones las familias dudan en cumplir el deseo de un ser querido de ser un donador. Cuando esto ocurre los preciosos regalos que podrían ayudar a otros a llevar vidas más largas y plenas, se pierden para siempre.

Todos vemos el sentido común en el papel, vidrio y plásticos reciclados. También deberíamos ver el sentido común de volver a usar los tejidos y órganos valiosos de seres humanos que ya no pueden usar sus cuerpos.

Yo a mi edad avanzada, tengo firmada mi autorización y mi familia sabe lo que yo quiero que se hiciera con mi cuerpo cuando muera, si se pudiera aún y sirviera para algo. Ustedes lectores, ¿se han encargado de ese importante asunto?

gracias por publicar mi carta Ana. Dios te bendiga.

E. L. E.

QUERIDA E. L. E.

Aquí está su carta y mi sincero agradecimiento por escribirla. Y va mi exhorto a mis queridos lectores para que tomen esa hermosa decisión… Ya.

ANA
29 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Soy enemiga acérrima del tabaco y del alcohol. Por ese motivo no sirvo alcohol y nunca he ofrecido cigarrillos a mis invitados. En mi casa jamás ha habido ceniceros. Cuando voy a casa de mis amigos o amigas que beben o fuman, me hago la fortaleza de que no me moleste que fumen o beban, porque es “su casa”. El problema es que algunos de mis amistades invitadas, sabiendo que yo nunca sirvo alcohol, traen sus botellas cuando vienen de visita. No me gusta para nada eso, no les digo nada, pero lo rechazo íntimamente. No fuman en mi casa, porque les he rogado que no lo hagan.

¿Estaría siendo muy “exagerada” si pretendiera que se ajustaran a mi gusto o a mis “reglas” cuando están dentro de mi casa? No quiero que ninguno de mis invitados se vaya de mi casa “entonado” porque si tuviera un accidente o fuera detenido por haber bebido, me sentiría responsable.

Me gustaría su opinión para tomar mi decisión.

¿EXAGERADA?


QUERIDA ¿EXAGERADA?:

Pienso que no estás siendo exagerada. Uno tiene todo el derecho de “dictar” sus pautas de disciplina, tolerancia o flexibilidad dentro de su propia casa. Sin embargo, si fuera más fuerte tu sentimiento de buena anfitriona, te sugiero que domines tu aversión al alcohol y acalles un poco más ese rechazo que sientes cuando beben tus amistades.

En relación con el cigarrillo, te puedo decir que en estos tiempos casi nadie se atreve a fumar en las casas que visita. Y si el vicio es muy fuerte, siempre piden el permiso del anfitrión para hacerlo en el jardín, el patio, una terraza, etcétera. Casi nadie niega ese permiso. Pero si lo solicitaran para hacerlo dentro de la casa, en ese momento está la posibilidad de conceder o negar el tal permiso.

Te felicito por tu sensatez al preocuparte por tus invitados que pudieran beber más alcohol del que debieran y tuvieran algún percance. Eso habla muy bien de ti.

Y no puedo dejar ir la oportunidad para manifestar mi rechazo al tabaco y al alcohol, aunque beber de manera moderada, es decir, por ejemplo una copa de vino tinto cada día, es bueno para la salud. Pero el tabaco es nocivo siempre, ya sea que fumen uno o veinte cigarrillos al día. Eliminen el tabaco amigos, sin importar su edad actual o el tiempo que hayan fumado. Si beben, que sea con moderación. ¿Quieren una vida más larga y más sana? Practiquen estas sugerencias.

ANA
28 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Mi abuelita tiene 78 años. La quiero muchísimo. Ha sido una mujer maravillosa y para mí un ejemplo de fortaleza y generosidad. Es inteligente, preparada, trabajadora, amable, cariñosa. Ella sigue muy activa. Camina mucho, lee, va a eventos culturales y sociales. Tiene muchas amistades y también le gusta cultivar flores y siempre anda haciendo algo en su casa o en la cocina.

En fin, tenerla por abuelita es lo mejor que pudo pasarme en la vida. Me apenaría mucho que su salud mental se deteriorara y eso me quita el sueño. ¿Crees que puede disminuir su inteligencia con la edad? Te saludo con afecto y te agradezco el tiempo que me dediques y tu respuesta.

NIETA PREOCUPADA


QUERIDA NIETA PREOCUPADA:

Mi respuesta es no. Aunque algunas capacidades lógicamente declinan con la edad, como la precisión y la velocidad, el aprendizaje, sin embargo, puede seguir aumentando con la edad.

En términos del desarrollo humano, una de las tareas esenciales de la edad avanzada, es encontrar formas de entender y usar las lecciones aprendidas.

Esto impone aprender a adaptarse a las pérdidas que ocurren.

Mucho se ha hablado acerca de los cambios mentales a medida que avanza la edad, pero no hace mucho leí que un estudio demostró que la gente tiende a estar libre de enfermedades cardiovasculares hasta las últimas décadas de su vida cuando se mantiene involucrada en la vida y es flexible en sus actitudes.

La gente más anciana tiende a perder el pánico al tiempo y al aburrimiento, a favor de un sentido del tiempo basado en la apreciación de las cosas verdaderamente importantes de la vida: las relaciones humanas, la autorrealización y la naturaleza. El resultado: la capacidad de vivir el momento, lo cual puede hacer de la ancianidad una época de gozo.

A medida que la gente anciana acepta la inevitabilidad de la muerte, los sentimientos de satisfacción, es decir, de haber hecho lo mejor posible, de haber sobrevivido a los grandes desafíos, traen serenidad y sabiduría.

La gente que adquiere sabiduría, aprende a envejecer con gracia, como un proceso natural.

Tu abuelita, siento yo por como la describes, está en un rango muy alto de sabiduría y amor a la vida y valor para enfrentar lo que venga. Tienes una bendición teniéndola en tu vida. Ella como dices, es un ejemplo. Espero que Dios te la conserve muchos años más.

ANA
26 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Hace tres semanas, cuando iba caminando en el estacionamiento de un supermercado rumbo a mi casa, después de comprar algunas cosas, fui tumbada por un carro que conducía una mujer. Cuando esto sucedió, salió ella apresuradamente de su carro para ayudarme y me dijo: “Lo siento, no la vi, pero sentí que le pegué con mi carro”. Yo estaba sangrando de la frente y me dolía mucho la cabeza. No pude levantarme. Inmediatamente me vi rodeada por mucha gente y estaban allí personas que empacan la mercancía. El gerente de la tienda salió y al verme llamó a la Cruz Roja.

La mujer, aun cuando dijo que tenía que recoger a sus hijos el colegio, se quedó conmigo un ratito, pero con el susto y el dolor, ya no me di cuenta de todo lo que siguió. Llegó la Cruz Roja en ese momento y me llevaron al hospital. Sin embargo, al parecer la policía no llegó tan rápido. Finalmente fui hospitalizada y encontraron que tenía, además del golpe en la frente, la pelvis fracturada. Allí me dijeron que consiguiera un abogado, porque nadie de parte de esa mujer se presentó en el hospital y yo tuve que pensar, por primera vez en mis 69 años, que necesitaba consejo legal respecto a las cuentas del hospital.

Luego recibí la sorpresa de mi vida. Mi abogado me informó que la compañía de seguros de la mujer dijo que ella NO me había tumbado y golpeado, que ella tenía un pasajero en el carro con ella y era un testigo. Ana, ella iba sola, no había ninguna persona acompañándola. Al parecer dijo que es uno de sus hijos adolescentes. Y además ella se bajó y dijo que sentía mucho haberme golpeado.

Estoy totalmente desilusionada. ¿Cómo una mujer aparentemente buena, que me dijo que sentía mucho haberme golpeado, puede mentir descaradamente? Espero que si lee esto comprenda que les está enseñando a sus hijos a mentir. Gracias por permitirme expresar mi decepción.


GOLPEADA y ENGAÑADA


QUERIDA GOLPEADA Y ENGAÑADA:

Ya que tienes un abogado, no necesitas que te diga que las personas que se acercaron el día del accidente, que eran algunos de los que empacan la mercancía en las cajas, y principalmente el gerente de la tienda, pueden perfectamente ser excelentes testigos a favor tuyo. Además, puedes hasta poner un pequeño aviso en el periódico pidiendo que quienes vieron el accidente, se comuniquen contigo para ayudarte en este asunto.

Tienes mucha razón cuando dices que esa mujer está enseñando a sus hijos a mentir. Y yo agrego que no sólo a eso, sino a ser cómplices en un delito. Suena fuerte, pero lo que hizo es considerado un delito. Los niños prestan más atención a lo que los padres HACEN que a lo que DICEN, si no son congruentes entre una cosa y la otra. Gracias por señalarlo.

Deseo que consigas que esa mujer y la compañía de seguros se hagan responsables de tu accidente. Pero principalmente, que te alivies pronto y totalmente.

ANA
25 Junio 2019 03:30:00
Querida Tarde
QUERIDA ANA:

Quiero pedirte por favor que publiques mi carta, no por mí, sino para ayudar a tus jóvenes lectores que tienen problemas en sus casas y piensan que sus vidas son horribles. He leído algunas de tus cartas porque asisto a un hospital y allí tienen el periódico. Cuando voy, inmediatamente busco tu sección.

Me he pasado los últimos cinco años en las calles de esta ciudad y de otras ciudades. Nunca fui feliz en mi casa, pero por mi culpa. Ahora lo comprendo. No me gustaba cuando mi papá, mi mamá o alguien de mi familia me decían lo que debía hacer. Me peleaba con todos y tenía grandes discusiones. Ahora me doy cuenta de que todos estaban tratando de ayudarme porque me querían.

Todos los días, desde que salí de mi casa, he sostenido una batalla para poder sobrevivir. A los dos meses de salir de mi casa caí en la prostitución y acababa de cumplir 16 años. He usado muchas drogas y he vivido en todos los lugares terribles que puedas imaginar. He comido en basureros y me he juntado con locos y drogadictos. Es un milagro que todavía esté viva. Y realmente no debería decir que es un milagro, porque la suerte se me ha terminado, pues acabo de ver a un doctor y me dio una sentencia de muerte. Tengo 21 años, tengo cinco meses de embarazo y tengo sida.

Estoy escribiendo esta carta para decirles a todos los chicos que la lean, que no importa qué tan mal anden sus cosas en sus casas y qué difícil piensen que es su vida, pues tengan la seguridad de que es mil por ciento mejor que lo que será en la calle. Quédense donde están y solucionen todo con buena voluntad. Si sienten que necesitan un descanso de su familia, vayan de visita con alguna amiga o amigo, tómense cuando puedan un viaje por unos días, pero no huyan. Hay miles de muchachos y muchachas aquí afuera que están en el mismo apuro que yo y sólo Dios sabe qué tantos más hay en otras ciudades y otros países.

Por favor no se sumen a esta multitud. Quédense en su casa sin importar nada de lo que suceda. Yo deseo con todo mi corazón haberlo hecho. Pero es
TARDE PARA MÍ



QUERIDA TARDE:

No puedes imaginar cuánto lamento la situación en la que estás y ten la seguridad de que tu carta, que has escrito con tanta sinceridad, tendrá gran impacto en los chicos que la lean, quienes están donde estabas tú hace cinco años.

Por favor, los padres que tengan hijos adolescentes y lean esta carta, muéstrensela a sus hijos para que reflexionen. Y a ti, debe darte algo de consuelo saber que al escribir esta carta estás salvando al menos una vida, y no estoy exagerando, te aseguro que no. Y quiero que sepas que estás en mis oraciones.



ANA
24 Junio 2019 04:01:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

He estado casada con mi esposo durante 16 años, gracias a Dios no tenemos hijos, y vas a comprenderme por qué digo gracias a Dios cuando termines de leer mi carta. Quiero pedirte por favor la leas detenidamente y luego me des tu opinión muy sincera. Por eso te doy las gracias anticipadas.

Él estuvo un año y siete meses en otro país con motivos de su trabajo, y tuvo una aventura con una muchacha, la que antes de que se regresara le dijo que estaba embarazada. Él le dijo que le había mentido al decirle que era soltero, pero que es la verdad y que no podía casarse con ella por ese motivo y porque ama a su esposa. Pero le prometió estar presente a la hora del parto y que va a contribuir a la manutención de su niño cuando nazca.

Cuando regresó me contó todo eso y mi postura es que no hay todavía una prueba científica de que el niño –que aún no ha nacido– sea de él, y que por eso no tiene la obligación de contribuir con dinero para su manutención. Después de discutir mucho sobre el asunto, mi esposo finalmente aceptó pedir una prueba de paternidad una vez que haya nacido el niño. Porque va a ser varón.

Él habla de la necesidad de demostrar compasión, integridad, honor y respeto a esa joven mujer, y aun cuando aceptó que la engañó al hacerle creer que era un hombre soltero y que se casaría con ella, yo no estoy conforme y me entristece porque ¿qué acerca de demostrarme a mí lealtad, compasión, integridad, honor y decencia?

Después de todo, también estoy muy dañada y yo soy su...

ESPOSA

QUERIDA ESPOSA:

Aquí va mi sincera opinión y lamento si te parece dura o no te gusta.

Es ridículo que tu esposo, que ha mentido y ha engañado a esa joven mujer que está en otro país y dejó embarazada, se atribuya a sí mismo semejante lista de virtudes. Este hombre, tu esposo, es un sinvergüenza mentiroso de 24 kilates.

Obviamente no quiere dejar a su joven amiga y quiere seguir teniendo contacto con ella, y tú debes decidir si lo quieres o no bajo esas circunstancias. Si lo quieres y decides seguir caminando a su lado, abróchate tu cinturón, querida amiga, porque te espera un camino bastante atormentado.

ANA
22 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Comparto con una amiga un departamento en un primer piso de un edificio de departamentos y es de dos pisos. Compartimos la renta y los pagos de los servicios. Todo ha ido bien, pero tenemos un problema que quiero comentarte para ver si puedes ayudarnos.

Hace poco rentó el departamento que está exactamente arriba del nuestro, una señora que vive sola, como de 50 años. La hemos saludado en varias ocasiones y es amable y atenta. Estamos muy contentas las dos con ese departamento porque está muy bien ubicado y está muy bien cuidado y amplio. Pero el problema son las pisadas con tacones que nunca se quita nuestra vecina de arriba. Cada paso que da en su departamento se escucha abajo. El departamento de arriba tiene exactamente la misma distribución del de nosotros, así que cuando es hora de la comida y estamos en la cocina, ella está en la cocina. Cuando estamos en la sala, ella está en la de ella y cuando mi amiga se va a su recámara, la vecina está en la de ella. Así, el ruido es constante. En la noche y en la mañana el ruido no termina. Ella se levanta muy temprano y la escuchamos y pues nos levantamos. Yo trabajo en la casa, con mi computadora y como ella no sale a trabajar, la escucho taconear todo el tiempo. Es muy molesto.

La señora sabe del problema y varias veces se ha disculpado con nosotras. Aceptamos sus disculpas pero las pisadas continúan. No queremos discutir con ella ni menos un pleito. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo convencerla de que camine más suavemente? Necesitamos su consejo, por favor. Muchísimas gracias.

RUIDOS

QUERIDA RUIDOS:

Hay varias opciones: La primera y más sencilla es que le obsequien a la señora un bonito par de pantuflas. Otra es que le pidan las tres al dueño del edificio que le instalen alfombras. Y la otra, más difícil, es que le pidan a ella que venga a vivir al departamento de ustedes y ustedes vayan a vivir al segundo piso. Espero que mis sugerencias les sean de utilidad. Suerte.

ANA
21 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Has publicado cartas de mujeres que han estado casadas o eran parejas de hombres drogadictos, y tal vez mi historia pueda prevenir a otras mujeres.

Yo también me enamoré de un hombre con una larga historia de aviso de drogas. Él eligió la droga y casi destruyó mi vida. Lo conocí cuando yo tenía 18 años y él 24. Como cuando éramos novios estaba “sobrio” o “limpio”, no sabía yo todo su problema, pero una prima de él me dijo cómo era y sin embargo no escuché. Estaba enamorada y no me importó, creí que podía cambiarlo y nos casamos. Al principio las cosas no fueron tan mal, pero poco a poco fueron empeorando. Durante varios años estuvo en tratamiento varias veces. Recuerdo las noches que pasé en las salas de emergencia de hospitales cuando estuvo internado por sobredosis. Le rogaba que dejara la droga y su familia y amigos se lo dijeron mucho, pero no escuchó o no pudo.

Me sacaba dinero de la cartera para mantener su vicio y estuvo preso dos veces por delitos para el mismo fin. Pero por supuesto siempre salía “sobrio” de la cárcel, pero volvía a caer y todo empezaba de nuevo. No iba a trabajar, no regresaba por las noches a la casa y no me daba ninguna explicación, aunque no hacía falta, yo sabía lo que pasaba: estaría en algún lugar, tirado, o drogándose. Bastantes noches salí en el carro a buscarlo, pero luego me dijeron mis padres que era muy peligroso que anduviera en esos sitios y más de noche.

Un día, cuando me había dicho y prometido y hasta jurado que ya no iba a drogarse, ordenaba su ropa de trabajo para lavarla y me encontré una jeringa en un bolsillo. Esa noche tuvimos el pleito más fuerte de nuestro matrimonio y esa misma noche finalmente me convencí de que su único amor era la droga.

Yo aconsejo a las mujeres que si saben que su novio o pareja es drogadicto, corran lejos y si están unidas a alguno, hagan lo mismo. Ellos no cambian, el amor no es suficiente. Yo lo sé. Huyan porque cuanto más tiempo permanezcan al lado de ellos, más les facilitan ser adictos y más difícil se les hará a ustedes alejarse de ellos. La droga destruye no solamente la vida del adicto, sino de toda la familia. Y peor aún, muchos adictos son portadores del SIDA. Busquen ayuda de familiares, de amigos, su iglesia, médicos o grupos de apoyo, pero no pierdan el tiempo tratando de salvar a un adicto. Corran en sentido opuesto y comiencen una buena vida.

Gracias Ana por tu atención a mi carta. Dios te bendiga.

M. M. R.


QUERIDA M. M. R.:

Es obvio que sufriste mucho. Tu carta es tan impactante. Gracias por enviárnosla. Espero que las mujeres que pudieran estar en la misma trágica situación en que tú estuviste, tomen en cuenta tu ejemplo y tu consejo… y salgan de esa situación.

ANA
20 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Se va a casar una sobrina muy querida tanto por mi esposo como por mí y nos ha pedido que seamos padrinos de iglesia y desde luego que nosotros aceptamos con mucho gusto, pues ella siempre ha estado cerca y nos quiere mucho también.

Conversando con una amiga sobre el vestido que compraré para la ocasión, le dije que había visto uno que me había gustado mucho en color negro, pero me dijo que no es correcto usar en las bodas el color negro en el vestido de las mujeres. Pero Ana, en muchas bodas he visto que infinidad de señoras y jóvenes van vestidas en color negro, incluso en la última que fui, la mamá del novio iba vestida de negro.

Tal vez ando atrasada en la moda, pero quisiera ir correctamente vestida. ¿Qué me dices de eso? ¿Alguna sugerencia? Mil gracias.

DE NEGRO



QUERIDA DE NEGRO:

A pesar de que a mí me gusta especialmente usar ropa de color negro, personalmente pienso que al menos para las señoras o jóvenes acompañantes de los novios, es decir las madrinas, no es una excelente elección el color negro en el vestido, ya que aunque el negro es muy elegante, no deja de ser un color que se usa en los funerales.

Hay disponibles en la actualidad tantos vestidos en tantos colores y hasta con flores y dibujos, en la ropa de fiesta, que no te será difícil encontrar un vestido en un precioso color que no sea negro.

Espero que vayas muy hermosa a esa boda. Y deseo felicidades a esa sobrina tan querida por ustedes.

ANA
19 Junio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Estoy a punto de divorciarme después de 23 años de matrimonio. Tuvimos dos hijos, una hija y un hijo. Mi hija, que es la mayor, hace dos semanas me informó que está embarazada. Y quiere casarse en lugar de continuar su carrera en la universidad. Como ve, la cosa está bastante complicada y con lo que voy a decirle, va a comprender que se pone peor.

Desde que me separé de mi esposa vivo en otra ciudad de donde viví siempre con ella y mis hijos, y no he estado involucrado ni en el problema de mi hija ni en los planes de la boda. Mi esposa me dijo que la boda se llevará a cabo después de que nazca el bebé y nuestra hija “haya recuperado su figura”. Y que la boda no será pequeña ni íntima (como yo pensaba por las circunstancias) y que ya andan buscando lugar apropiado para acomodar su lista de invitados, que será de 500 personas.

Le pregunté a mi hija por qué tantos invitados y me dijo que cada invitación equivale a un regalo (¡!). Mi hija está enojada conmigo porque me separé de su madre y me salí de la casa. Hablo con ella sólo cuando la llamo, ella nunca me llama. Pero sí quiere que yo pague todos los gastos de la boda y francamente yo no tengo ningún ahorro y sí muchas deudas.

Comprendo que tanto mi hija como mi esposa quieran una boda hermosa, pero también deberían comprender que no soy rico y conocen mi situación. Además yo opino que ella debería casarse antes de que nazca el bebé y que tengan una pequeña boda. Aunque fuera antes o después de que nazca el bebé como ella desea.

Estoy apesadumbrado por esta falta de consideración hacia mi situación, pienso que es más importante para ellas una fiesta que la tradición sagrada del matrimonio y también que lo difícil de mis condiciones económicas que ellas conocen perfectamente.

Además opino que mi hija perdió el privilegio de una boda formal o más grande cuando se embarazó fuera del matrimonio.

Quiero muchísimo a mi hija y no estoy seguro si estoy siendo racional acerca de lo que pienso o muy chapado a la antigua. Necesito una opinión imparcial y sabia como la suya. Por favor ayúdeme, y que sea pronto, si puede. Muchas gracias.


RAFAEL AGOBIADO

QUERIDO RAFAEL:

Quizás le digan que está chapado a la antigua, pero me parece bastante extraño que una futura novia que está embarazada, quiera posponer su boda hasta que nazca su bebé y “recupere su figura”. Pero en fin.

Sin embargo, creo que lo que más le está afectando –y mucho– no es tanto la desconsideración de su esposa e hija, sino la falta de dinero de que usted adolece. Y mi sugerencia es que simplemente les diga que les dará cierta cantidad de dinero y que pueden planear las celebraciones alrededor de esa cifra o que manejen algo diferente, basados en lo que pueda aportar el novio o sus padres.

Y no se angustie tanto. Usted ofrece y da lo que puede y lo que tiene. No va a robar un banco para hacer una boda de película. Ellas deben ajustarse a ello. Y punto. Un saludo afectuoso para usted.

ANA
18 Junio 2019 04:01:00
Querida Ana
Mi hija de 17 años tiene un novio que tiene mala reputación. Mi esposo y yo tememos que ese muchacho pueda afectar los valores que nosotros hemos procurado siempre inculcar en nuestra hija. Estamos preocupados. ¿Qué debemos hacer? ¿La obligamos a que lo deje? Gracias mil.

PREOCUPADOS

QUERIDOS PREOCUPADOS:

Para comenzar, ¿están seguros de que esa “mala reputación” es legítima? Es decir: ¿será verdad lo que se dice de ese muchacho? En ocasiones una mala voluntad hacia la familia o hacia la persona origina que alguien divulgue o intrigue o invente cosas o situaciones que no existen. Investiguen si es verdad lo que se dice de ese muchacho.

Y si fuera verdad, más que pensar en qué hacer, piensen en lo que “no” deben hacer.

No prohiban a su hija la relación con ese muchacho basándose en su mala reputación. No lo critiquen delante de ella, por el contrario, hagan un esfuerzo por mantenerse ecuánimes respecto al asunto. Pienso también que sería favorable que se sentaran ambos a hablar con su hija, y de manera serena y amorosa, le digan todo lo que saben acerca de ese joven y agreguen que cualquier padre se sentiría consternado con ello, aunque las historias no fueran ciertas (porque quizás ella les diga eso). Luego afírmenle que confían en ella y en que usará su buen juicio en la relación.

Mientras más sienta su hija que “aceptan” su relación con ese muchacho, más actuará de acuerdo con la confianza que ustedes depositen en ella. Por lo tanto, denle la bienvenida a ese joven en su casa, de hecho tiéndanle la alfombra roja, invítenlo a comer y considérenlo en las actividades familiares.

Bajo esas circunstancias la relación tomará su curso normal y si fueran verdaderas las historias sobre su reputación, quizás él modificará su conducta y dará vuelta a la hoja. Así lo deseo.

ANA
15 Junio 2019 03:35:00
Querida incompatibles
Mi esposo y yo tenemos un matrimonio amigos a los que apreciamos mucho. Ellos son unas personas muy finas y atentas. Nos invitan muy seguido a comer o cenar en su casa, pero también han invitado en esas ocasiones a otro matrimonio que también son muy amigos de ellos, pero con quienes mi esposo y yo no congeniamos. Y no solamente no congeniamos, sino que nos sentimos realmente a disgusto por un suceso que pasó hace años. No hemos querido mencionar nada a nuestros amigos, porque quizás lastimaríamos sus sentimientos, pues se ve que aprecian mucho a esas personas.

¿Habrá alguna manera aceptable de hacerle ver a nuestros amigos que disfrutamos mucho ir a su casa y verlos a ellos, pero que no es así con el otro matrimonio? Por tu ayuda muchísimas gracias.

INCOMPATIBLES

QUERIDA INCOMPATIBLES:

¿Por qué no invitan ustedes a esa pareja de amigos que tanto los invitan, para que vengan a cenar o a comer a su casa o los llevan a algún restaurante, solamente los cuatro? Antes de que sus amigos los inviten de nuevo, invítenlos ustedes a ellos.

Si los ven en repetidas ocasiones fuera de su casa, en la de ustedes o en restaurantes, ustedes van a sentirse en libertad de rehusar sus invitaciones en que estén seguros que van a estar presentes las otras personas con las que no desean convivir. Y tal vez sus amigos capten el mensaje que ustedes les envían con esa actitud. Si no sucediera así, y volvieran ellos a reunirlos, entonces después, en privado y sin ser específicos, sólo díganles que preferirían verlos cuando no estuvieran presentes esas personas, y agregando que lamentan tener que hacer el comentario que callaron en diversas ocasiones.

ANA
14 Junio 2019 03:25:00
Querido preguntón
Le escribe un hombre de 69 años. Ahora soy abuelo. Y le quiero comentar y preguntar algo. Pero antes le diré que todos los días recibimos Zócalo en la casa y aparte de que mi mujer y yo leemos casi todo el periódico, leemos primero que nada las cartas que le escriben y sus respuestas. La felicito muy sinceramente.

Cuando yo era niño, la campaña contra el cigarrillo y la fumadera consistía en decirnos que si fumábamos se detendría nuestro crecimiento y nos íbamos a quedar chaparros.

En esta época no escucho que se hable de ello. Por eso quiero preguntarle, ¿será cierto que el fumar realmente detiene el crecimiento? Si así fuera, ¿por qué ese mensaje no es difundido más fuertemente y más frecuentemente? Ojalá pudiera usted contestar a mis preguntas.

Como le digo leemos sus cartas y mensajes y usted, no muy frecuentemente, pero sí periódicamente, incluye en su columna mensajes sobre este tema. Lo que le admiro, pues el tabaco es muy dañino. Yo sólo fumé cuando tenía como 13 años como para probar, y me hizo hasta regresar el estómago.

Otra pregunta que quiero hacerle es también relacionada con mi juventud. Nos decían que si besábamos a una muchacha que trajera una infección en sus dientes, se nos podía pegar. ¿Será verdad? Bueno.

La saludo muy atentamente y le doy las gracias por su tiempo y su atención en contestarme.

PREGUNTÓN

QUERIDO PREGUNTÓN:

Me dio en mi pata de palo con el tema. He leído mucho sobre él y ahí va mi comentario. Crecimos aproximadamente en la misma época. En esos días, la asociación de fumar cigarrillos con el cáncer del pulmón y la enfermedad del corazón no estaba tan bien confirmada como lo está ahora. El crecimiento detenido palidece en comparación con esas consecuencias de fumar.

No sé si alguna vez haya sido probado que los jóvenes que fuman detienen su crecimiento. Puede hacer un caso teórico de que fuera verdad. El monóxido de carbono del humo del cigarrillo se adhiere tan fuertemente a los glóbulos rojos, que no pueden llevar el oxígeno que necesita el cuerpo para mantener la salud y el crecimiento.

En todo lo que he leído, nunca he visto algo confiable acerca de eso. Pero de los terribles daños del tabaco en el cuerpo, no hay la más leve duda.

Y en cuanto a infectarse las encías por medio de los besos, me dice mi amigo el doctor que existen estudios que dicen que las enfermedades periodontales (de las encías) se pueden trasmitir por medio del beso. Felicitaciones por preferir Zócalo y gracias por leer mi columna. Saludos afectuosos.

ANA
13 Junio 2019 03:25:00
Querida Scarlett
Tengo tres hermanos. Dos mujeres y un hombre. No sé qué pasa con las dos mujeres, ambas están casadas. Una tiene ocho años casada y otra seis. El hombre todavía está soltero, él es el menor y está por terminar su carrera universitaria. Le digo que no sé qué pasa con ellas, porque la que tiene seis años casada siempre anda enferma y la otra goza de mucha salud.

He pensado que pudiera ser que la que se enferma mucho es porque siempre está peleando con su esposo y su hijo único casi ni caso le hace. La otra tiene un magnífico esposo y se llevan muy bien y sus dos niños son lindos muchachitos. ¿Cree usted que eso puede influir en la salud? ¿Hay alguna manera de corregir eso? Me gustaría conocer su opinión. Y le agradeceré me la dé.

SCARLETT

QUERIDA SCARLETT:

Un matrimonio feliz es bueno para el sistema inmunológico de la mujer. Diversas investigaciones han encontrado que las mujeres casadas felizmente tienen sistemas inmunológicos más fuertes que aquellas que son infelices en sus matrimonios.

Mientras las mujeres felices son desafiadas por un virus o una bacteria, sus sistemas inmunológicos reaccionan más rápido y fuertemente. Entre tanto, las mujeres infelices tienden a tener funciones inmunológicas más débiles. Se ha comprobado que su organismo tiene menos anticuerpos (que luchan contra las enfermedades). Más y más, la ciencia está confirmando la relación tan estrecha entre la mente y el cuerpo.

Puedo darte esta respuesta porque una sobrina mía estudia Medicina en la Universidad de Oxford en Inglaterra y periódicamente me envía revistas de Medicina que se editan allá. En una de ellas encontré esta información. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hermana? Pienso que nada. Es cuestión de ella y su esposo. Puedes aconsejarla o hacerle ver los errores que tú ves en ella, pero no más.

ANA
12 Junio 2019 03:35:00
Querida afortunada
Fíjate que quisiera contarte lo que me sucedió con un hombre para ver si puede servirles a tus lectoras mi experiencia. A ver qué te parece.

Conocí en un bar a un hombre bastante guapo. Él se me acercó y me dijo que si podía sentarse con nosotros y tomar la cerveza que ya traía conmigo y mis amigas. Le dijimos que sí, y como era a mí a la que se dirigía, pues platicamos mucho y me pidió que nos viéramos al día siguiente y yo acepté. Le di el número de mi teléfono celular y a mediodía ya me estaba llamando. Me dijo que si nos veíamos para tomar un café y así sucedió. El caso fue que seguimos viéndonos y nos hicimos novios. Desde el principio noté que casi no traía dinero y yo sin pensar en nada más, pagaba las cenas o comidas o cafés y hasta el cine. Inventaba (ahora lo sé) mil pretextos para no sacar la cartera.

Así pasaron tres meses. Me decía que tenía un trabajo donde ganaba poco. Un día lo vi platicando con un amigo de él en un café a donde íbamos y me acerqué y me senté. Ya no tuvo chanza de decirme que no ni de decirle al amigo que se fuera y empezamos a platicar. Entre la conversación el amigo le dijo que ya le había dicho varias veces que el trabajo que le había ofrecido estaba esperándolo y le preguntó por qué no se había presentado. Él se hizo tonto y no respondió. Luego nos despedimos del amigo y me llevó a mi casa. En el camino le pregunté si no estaba trabajando y a regañadientes me dijo que como había estado preso (nunca me había dicho), eso lo había hecho inepto para estar amarrado en un trabajo estable. ¡Esperaba que lo mantuviera!

Tuve suerte de darme cuenta a tiempo y salir del lío. Ahora tengo un novio fabuloso y soy feliz. Amigas: fíjense muy bien con quién se relacionan, escojan a un hombre decente, hagan caso a su instinto y a lo que noten raro o distinto.

AFORTUNADA

QUERIDA AFORTUNADA:

Siempre es bueno escuchar la voz de la experiencia, y la tuya llega fuerte y clara. Gracias por el testimonio y me alegra que tu relación no llegara más lejos con ese hombre que quería aprovecharse de tu ingenuidad o exceso de confianza. Te felicito.

ANA
11 Junio 2019 03:35:00
Querida intrigada
Tengo de vecinas a dos hermanas como de 35 años o poco más. Son huérfanas. Ellas son atractivas y simpáticas, se arreglan muy bien, pero hay algo extraño. Siempre andan juntas, salen juntas a su trabajo y de igual manera regresan, salen juntas a la compra de mandado, salen juntas al cine y a pasear. ¿No le parece esto un poco extraño? Estoy

INTRIGADA

QUERIDA INTRIGADA:

Todo en esta vida es según el color del cristal con que se mire. Para mí no hay nada extraño en que dos hermanas vivan juntas y sean las mejores amigas y pasen la mayor parte del tiempo juntas. De hecho esto podría indicar que ambas son maduras y han sabido manejar el posible celo y competencia que en algunas familias existe. Desde luego que estas mujeres “nunca” ven a nadie más y no tienen amistades, quizás pudiera estar de acuerdo con usted de que la situación es algo extraña. Si este fuera el caso, significaría que ellas, desde su niñez y hasta ahora, no han aprendido a creer en nadie más fuera del férreo círculo familiar.

Pienso, sin embargo, que estas mujeres sí tienen amistades y que simplemente usted no se ha percatado de ello. Después de todo, seguramente usted no observa de la mañana a la noche (al menos espero que no lo haga) su casa. Y también pienso que usted puede desear tener amistad con una o con las dos hermanas. Si así es, ¿por qué no inicia un saludo o les hace una invitación que pueda convertirse en una amistad, para ver qué pasa? De esa manera, se termina la intriga y puede tener dos buenas amigas.

ANA
10 Junio 2019 03:25:00
Querido deportista
Cuando estuve en la preparatoria fui un alumno regular, alguien podría decir que “mediocre”. No obtenía excelentes calificaciones ni menciones honoríficas como algunos de mis compañeros y no puedo negar que en muchas ocasiones me sentí mal porque a los inteligentes siempre los escogían para participar en competencias y los festejaban y los felicitaban.

Como a mí me gustaron mucho los deportes y era bueno en basquetbol, me gustaba el tenis y también el box, un día decidí dejar eso y dedicarme sólo a estudiar física y matemáticas que era en lo que más andaba mal. Pronto me convencí que nunca iba a ser sobresaliente. Por lo tanto me regresé a mi deporte y resuelto a tener las calificaciones regulares de siempre.

Bueno, ahora tengo 51 años, juego basquetbol dos veces por semana y tenis todos los fines de semana y mi salud está muy bien.

Mi mensaje para los jóvenes que como fui yo, nunca son “elegidos” por sus calificaciones, quiero decirles: traten de obtener la mejor calificación en sus materias, pero si les gusta el deporte, abóquense a eso para hacerlo bien y que sea algo que practiquen por siempre.

Gracias por su paciencia y su buena voluntad. Felicitaciones.

DEPORTISTA

QUERIDO DEPORTISTA:

Mis felicitaciones por su gran afición al deporte. Y quiero decirle que no es ninguna “mala nota” no tener notas extraordinarias en las materias escolares, siempre y cuando no sean más bajas de 7. Esto que digo, apoyando su consejo para los jóvenes. Y que siempre tomen en cuenta el deporte, que los hará personas saludables y también moderará su carácter. Recuerden que: “Mente sana en cuerpo sano”.

ANA
08 Junio 2019 03:25:00
Querida madre sola
Tengo una hija de 17 años y en los últimos 13 meses se ha fugado tres veces de la casa. Se va enojada porque no le permito salir de casa en la noche. Le digo que en estos tiempos está muy peligroso andar tarde en la calle y que en los antros hay mucho peligro también.

Ella tiene muchos amigos y amigas y algunos son muy salidores y les gusta ir el fin de semana a los antros. Les he dicho que no vayan por el peligro, pero parece que a la gente joven no le hace mella eso y dicen que no les va a pasar nada, que a los antros que van son muy buenos y allí no pasa nada. Y que al regreso siempre andan en carro.

Con todo eso mi hija se ha enojado cuando le prohibo que salga en la noche. Entonces su respuesta ha sido fugarse. Se ha ido a la casa de algunas de sus amigas y ha permanecido allá hasta dos semanas. Luego vuelve y me jura que ya no va a portarse así, pero lo ha hecho tres veces.

Ella está terminando la preparatoria y tiene buenas calificaciones, de eso no me quejo, pero tengo una preocupación muy grande, ya que soy viuda y no tengo a nadie que me apoye. Tengo otra hija menor dos años y también me da preocupación que tome ejemplo de su hermana mayor.

También me da miedo que no vuelva o que viviendo en casa de esas amigas, a ellas les permitan salir más. Total que no sé qué hacer. Ahora está en casa, pero como le digo no estoy segura de que siga aquí. ¿Qué me puede aconsejar, por favor?

Muchas, pero muchas gracias.

MADRE SOLA

QUERIDA MADRE SOLA:

Me parece que estás confundiendo “fugarse” con “irse”. Muy pocos jóvenes se fugan de casa con intención de no regresar nunca o al menos no regresar pronto. Pero esos jóvenes frecuentemente han sido abusados de alguna manera o son muy maltratados. Y la gran mayoría experimentan saliéndose de su casa.

Enojados con sus padres, los jóvenes –como el caso de tu hija– buscan refugio temporal en casa de alguna amiga. Con eso ellos están apostando a que esto haga que sus padres se rindan al propósito que ellos tengan. Si los padres ceden, entonces el o la joven ya tienen la certeza de que saliéndose de casa tendrán una respuesta positiva a sus conflictos.

Si tu hija vuelve a irse de la casa, puedes decirle que siempre será bienvenida, pero que las condiciones que tú has impuesto, no van a cambiar. También puntualiza que huyendo de sus conflictos contigo no es el camino para solucionarlos y sólo te confirma que ella no tiene la madurez suficiente para tener ciertos privilegios. Así existen más probabilidades de que sólo se enoje pero va a permanecer en casa. Hasta que comprenda y aprenda que tienes la razón.

Deseo que así sea.

ANA
07 Junio 2019 03:35:00
Querida ofendida
Quisiera que me dijera que haría usted si estuviera invitada a una reunión o fiesta y durante ese evento la anfitriona hiciera un comentario desagradable acerca de un pariente de usted.

Eso me sucedió a mí en casa de una “amiga” cuando estábamos celebrando un grupo de amigas que fuimos compañeras en la facultad, que a una de ellas le dieron un puesto importante en otra ciudad. Al escuchar aquello, me sentí tan ofendida y tan mal que me salí de la casa sin despedirme de nadie. Quiero mucho a mi pariente de la que ella hizo esa tan mala observación. ¿Estuvo mal que hiciera eso? No he vuelto a hablar con ella. Agradezco mucho su respuesta y la felicito calurosamente por sus respuestas tan sabias.

OFENDIDA

QUERIDA OFENDIDA:

Si yo hubiera estado en el caso tuyo, y alguien lastimara en ausencia el honor o la moralidad de un o una pariente y de un o una amiga, no habría hecho sólo lo mismo que tú, habría defendido a mi pariente o amiga.

O al menos le diría que delante de mí no se refiriera de esa manera hacia esa persona. Y también me habría salido. Ciertamente necesitabas demostrar tu disgusto y lo ofendida que te sentiste, y salirte de esa fiesta lo hizo bastante patente.

Un anfitrión o una anfitriona jamás debería aprovechar la oportunidad que les da su invitación para lastimar a alguno de sus invitados haciendo comentarios despectivos o vilipendiadores acerca de sus parientes o de sus amigos. Y jamás de la persona invitada.

Si esa persona hubiera tenido un motivo importante para sentirse agraviada por aquella persona de la que hablaba mal, tú no eras quien debió haber recibido la ofensa y mucho menos el lugar ni la ocasión. Esas situaciones se comentan directamente con quien se tiene el problema y con discreción. Esa es la verdadera educación.

Esa “amiga” tuya es una persona mal educada y desconsiderada. Y tu pariente debe sentirse halagada o halagado de tener en su familia a alguien que la o lo quiere y aprecia tanto como tú.

ANA
06 Junio 2019 04:03:00
Querida Ana
Soy una mujer divorciada y con tres hijos entre 5 y 10 años de edad. Me casé nuevamente con un hombre también divorciado, pero que no tuvo hijos con su primera esposa. Nos sentimos felices todos, los niños lo han aceptado bien desde antes de casarnos. Ellos siempre han sido traviesos e inquietos, pero han sido más desde que nos casamos. Yo siempre he sido exigente con ellos y ahora especialmente, ya que quisiera que se portaran mejor. El niño mayor ha entendido bastante y ha mejorado, pero no lo suficiente y sus hermanos siguen igual.

Ahora yo quisiera que mi esposo me apoyara en disciplinar a los niños, y se lo pedí, pero él se rehúsa, dice que es demasiado pronto para ello, pues tenemos solamente tres meses de casados. ¿Verdad que no es la manera de acercarse a la familia y de integrarse con nosotros? ¿Está en lo correcto o se está equivocando? Espero tu respuesta. Muchas gracias.

MARIAH


QUERIDA MARIAH:

Tu esposo está actuando correctamente, pero también se está equivocando, según mi opinión. ¿Cómo puede ser eso? Mira: está equivocado porque al casarse contigo, que tienes tres hijos, instantáneamente se convirtió en padre. Pero también está en lo cierto porque necesita algo de tiempo para establecer un vínculo positivo con tus hijos. Ciertamente él debería apoyar las reglas tuyas y apoyarte cuando tomes acción, pero ahora no es tiempo aún para que él aplique métodos disciplinarios. Tú no has de querer que los niños vean a este nuevo hombre que forma parte de sus vidas, como el “hombre malo”.

Los niños necesitan tiempo para adaptarse al cambio. A veces adaptarse a un nuevo padre puede tomar varios años. Tú y tu esposo se divorciaron, pero igual si tu esposo hubiera muerto, su ausencia ha creado una sensación de pérdida y tal vez hasta de enojo, y los niños necesitan y deben tener tiempo para adaptarse. Para ellos es difícil, aunque parezcan estar muy felices.

Comparte tus pensamientos y tus inquietudes con tu esposo. Anímalo a que pase el mayor tiempo que pueda con cada uno de tus hijos, con un avance lento, que lo haga poco a poco. Lo más que aprenda y conozca de ellos, y ellos de él, se fortalecerán las líneas de confianza y comunicación entre ellos.

Mientras más pronto los niños sientan que tu esposo intenta ser cariñoso, amable y apoyador, más pronto se sentirán listos para darle una completa bienvenida en sus corazones.

ANA
05 Junio 2019 03:35:00
Querida C.L.
Mi hija mayor, que tiene 37 años, quedó viuda hace nueve meses, y desde entonces se ha unido tanto a su único hijo, que tiene 10 años, que siempre lo trae con ella a todas partes, no lo deja que se le separe, no lo pierde de vista, lo lleva hasta cuando visita a alguna amiga.

Yo estoy preocupada por ese comportamiento, tanto por mi hija como por mi nieto. Y le tengo lástima al niño, porque no es justo que él no viva su niñez como debe de ser.

¿Será normal esto que hace y me estoy preocupando demasiado y sin razón?

Te escribo porque leo todos los días tu sección y me gustan muchísimo tus respuestas, así que te voy a agradecer que me digas lo que piensas y qué puedo hacer para remediar el asunto.

C. L.

QUERIDA C. L.:

Pienso que desafortunadamente sí hay causa de preocupación. Los niños necesitan disfrutar de su libertad y de su inocencia, que van a perder cuando crezcan. También necesitan tener una madre y un padre que represente un pilar de fuerza, de guía. En una palabra: necesitan padres. O al menos madre o padre, en el caso desafortunado de que alguno ya no exista. No necesitan servir como compañeros substitutos y confidentes de cualquiera de sus padres.

Parece que tu hija está contando con su hijo para que la ayude a lidiar con la ausencia de la compañía de su esposo. No teniendo cerca a un hombre que comparta sus sentimientos, la tentación es grande para discutir sus pensamientos y experiencias con su hijo, y eso es demasiado avanzado y estresante para un niño de 10 años. Tal vez lo está tratando más como un adulto que como un hijo y eso puede traer complicaciones al niño.

Si tu hija continúa en esa actitud de ahora, su hijo pudiera llegar a ser un adulto confundido. Habla de este asunto con tu hija y hazle saber que entiendes y comprendes su soledad e inseguridad, pero que estás preocupada por ella y por tu nieto. Agrega que es tiempo para él de ser un niño de 10 años de edad y de vivir su niñez y luego su juventud de manera feliz y con la despreocupación de sus pocos años.

Deseo lo mejor para todos ustedes.

ANA
04 Junio 2019 03:25:00
Querida Temor y Tristeza
Hace cuatro años que quedé viuda. Mi esposo me dejó asegurado mi futuro y el de mis dos hijos, que tienen 9 y casi 11 años. Además de mi casa y otras propiedades y dos automóviles, me dejó un buen seguro que tengo en varias inversiones y un negocio no muy grande, pero bueno, que yo atiendo como gerente.

Hace un año y dos meses conocí a un hombre soltero que me parece encantador, y del cual me he enamorado y él de mí. Yo tengo 34 años y él tiene 36. Me pidió hace dos semanas que nos casáramos, y yo acepté. Pero le dije que tenemos que firmar un acuerdo financiero prematrimonial (siento que debo proteger el futuro de mis hijos y el mío también). Pero con eso él se sintió ofendido y dijo que no. Desde entonces no me ha vuelto a mencionar el asunto ni yo tampoco.

¿Qué me sugieres que haga? Gracias por tu ayuda que necesito mucho.

TEMOR Y TRISTEZA

QUERIDA TEMOR Y TRISTEZA:

Los acuerdos prematrimoniales se han vuelto tan comunes que es extraño que tu novio se sienta ofendido. Quizás se ha sentido ofendido y considera tu decisión como un signo de que no lo amas o no confías en él como esperaba. Pero eso es irracional. Tienes el derecho y la obligación de asegurar el futuro de tus hijos. Explícale que desde luego que no temes que él vaya a robar ningún dinero, pero que no deseas que ni él ni tú se vean tentados de hacer una inversión equivocada o descuidada que ponga en riesgo el futuro de los niños.

Esta controversia también trae a flote una situación importante. ¿Cómo sienten o miran ustedes dos el asunto de sus finanzas? Porque el dinero es una de las causas más frecuentes de las desavenencias en los matrimonios. Tú y tu novio necesitan tener una larga y sincera y franca conversación acerca de este tema. Por poner un ejemplo: ¿manejará cada uno su propio dinero o lo pondrán ambos en un solo depósito? ¿Cómo manejarán ambos alguna deuda que cualquiera de los dos contraiga después de casados?

Si tu novio no puede compartir sus sentimientos y sensibilidades contigo ahora, tal vez tengas más para pensar que solamente un acuerdo prematrimonial.

ANA
03 Junio 2019 03:25:00
Querida ¡Basta!
Tengo una vecina que me cae muy bien y aprecio. Me dice a veces que admira mucho la relación que hay entre mi esposo y yo. Por mi parte se lo agradezco, pero sucede que le ha dado por pedirme constantemente consejos sobre cómo hacer para que su matrimonio y su vida sexual con su esposo sean mejores.

Al principio me sentí halagada y le hice algunas sugerencias, pero ya con eso ahora no me deja en paz. Siempre que viene o nos vemos, no habla de otra cosa y eso me está preocupando y en ratos me molesta.

¿Qué puedo hacer? Solicito tu ayuda y la agradeceré mucho. Yo tengo 33 años y ella es 2 años mayor que yo.

¡BASTA!

QUERIDA ¡BASTA!:

Hay algo que puedes hacer para desenredarte de esta situación nada saludable ni agradable en la que estás inmersa. Tu vecina obviamente admira la relación que llevan tu esposo y tú (ella misma lo dice), y hasta es posible que desearía estar en tu lugar, pero siempre es peligroso hacer comparaciones. Cada persona es un ser individual y cada circunstancia es diferente. La tuya y la de ella no tienen nada qué ver una con la otra. Una cosa es cierta: el que le des consejos que ella puede recibir para tomar decisiones importantes, puede poner en peligro o comprometer tu amistad con ella.

Inicia una tranquila conversación con tu vecina. Trata de elevarle su autoestima, de manera que ella se sienta más segura de sus habilidades para tomar ella misma sus propias decisiones. Hazle saber que no estás calificada profesionalmente para ello, y que lo que funciona para tu matrimonio, puede ser que no funcione para el de ella. Su reacción puede servir como una guía para saber si discutes más sus problemas con ella, pero como su igual, no como una consultora o terapeuta. Me parece que ella necesita alguna ayuda profesional y tú, que la conoces, quizás puedas juzgar si ella sería receptiva u hostil a esa posible sugerencia.

Espero que este asunto vaya por buen camino, y que no implique el fin de su amistad, sino lo contrario, que esta se afiance y se vuelva más fuerte.

ANA
01 Junio 2019 03:25:00
Querida Asediada
Tuve un novio de 25 años, yo tengo 24. Yo terminé la relación porque es muy terco y casi nunca podíamos ponernos de acuerdo en muchas cosas. Él no quedó conforme y batallé bastante para que aceptara el rompimiento. Yo lo quería, pero no me sentía conforme con su manera de ser y preferí cortar por lo sano. Ahora ando saliendo con otro muchacho, pero parece que el otro no lo sabe y no he querido decirle.

Después de seis meses de haber terminado, él me sigue llamando y me pide que nos veamos. Nunca me ha amenazado –aún– pero sus llamadas ya me están poniendo en el límite de mi aguante.

Decirle que ya no quiero hablar con él no ha sido suficiente. ¿Qué hago? Por favor ayúdeme.

ASEDIADA

QUERIDA ASEDIADA:

En ocasiones los hombres toman los rompimientos de peor manera que las mujeres, especialmente si el rompimiento no fue su idea. Si tu exnovio no está actuando con enojos o amenazas, va a ser más difícil que deje de molestarte en un corto plazo.

Seis meses generalmente es tiempo suficiente para que el fuego del amor se apague. ¿No le habrás enviado “mensajes confusos”? Tal vez no has sido abundantemente clara al decirle que su relación ha terminado.

Si estás segura de que has hecho todo lo posible para advertirle que no te moleste con llamadas, dile que ya no quieres que vuelva a llamarte, y que no deseas que sus llamadas sean del conocimiento de las autoridades, pero que no tendrás otra opción si vuelve a contactarte.

Si diera la más ligera insinuación de violencia, hazlo saber a tu familia, amistades y vecinos, para que al menor indicio se llame a la policía.

ANA
31 Mayo 2019 03:30:00
Querido esposo melancólico
Mi esposo y yo nos casamos hace 16 años y hemos sido muy felices. Él es un hombre muy bueno, responsable, generoso, amable y me trata de la mejor manera. Tenemos sólo un hijo que ahora tiene 13 años y es un muchachito que no nos da problemas.

Estoy preocupada y en ratos enojada, porque desde hace como tres meses mi esposo ha estado taciturno o melancólico. No quiere salir a ninguna parte, se pone a ver la televisión y no nos hace caso ni a mí ni a mi hijo. Se va a acostar muy temprano y al día siguiente se levanta también temprano, se baña, se arregla, desayuna y sale al trabajo casi sin hablarme. No viene a comer y cuando regresa no hablamos y todo es como le digo antes. Le he preguntado qué le pasa, pero me dice que no quiere hablar de eso.

Una amiga me dice que eso es “abuso emocional” y que me está haciendo mucho daño. ¿Cree usted que sea verdad eso? Yo quisiera que él fuera como antes, porque aunque nunca fue muy comunicativo ni extrovertido, sí conversábamos, comentábamos, salíamos y nos divertíamos. Y no sé qué hacer. Por favor ayúdeme.

ESPOSO MELANCÓLICO


QUERIDA ESPOSO MELANCÓLICO:

“Abuso” es un término muy relativo. Lo que puede parecer una conducta aceptable para una persona, puede ser considerado abusivo para otra. ¿A ti te parece que él esté actuando de manera abusiva contigo? Para conocer eso, primero debes saber la causa de la melancolía de tu esposo. Es posible que su comportamiento esté indicando que no se siente hábil para expresar su coraje o frustración por algo que tú estás haciendo. Posiblemente no se siente bien de salud o tiene problemas en su trabajo y no ha querido preocuparte.

Espera a que ambos estén en un día relajado y pídele que tengan una conversación sincera. Entonces comparte tu confusión y preocupación con él, explícale calmadamente que extrañas su manera de ser desde que se casaron hasta hace meses y anímalo a que él también comparta sus sentimientos o problemas contigo. Dile que quieres saber si existe algo que puedas hacer para que él se sienta mejor o cambie, pero que sin saberlo no puedes hacer nada. Tal vez se sorprendan ambos al saber que el asunto es bastante pequeño o no tiene tanta importancia.

Desde luego que el problema pudiera residir en tu esposo y si él por naturaleza es una persona que no sabe comunicar sus sentimientos, pudiera estar pasando por un período de soledad o quizás el problema sea más serio y en tal caso, si hablar ambos no es suficiente para ayudarlo, entonces un consejero matrimonial o un sicólogo o sicóloga, podrían ser lo mejor y quizás más razonable para que el problema tenga una buena solución.Espero que pronto todo se resuelva favorablemente.

ANA

30 Mayo 2019 04:01:00
Nos dieron las gracias y se fueron
Mi esposo compró hace tres años un departamento en un hermoso lugar de veraneo, y allá hemos ido los dos últimos veranos, y aun fuera de temporada, eventualmente nos vamos a pasar algunos días por allá. Nosotros ya no tenemos hijos adolescentes. Nuestros dos hijos, un hombre y una mujer, están casados. Mi hija tiene un bebito de cinco meses y mi hijo aún no tiene niños. Sin embargo, nos acompañan a ese lugar cada vez que tienen oportunidad. Hemos disfrutado mucho, y a veces invitamos a parientes y amigos. Pensamos que debemos compartir esa felicidad que no todos tienen de disfrutar un sitio así.

Un hermano de mi esposo, el menor, tiene dos hijos varones adolescentes, uno de 17 años y otro de 16. Este verano nos visitaron cuando estábamos allá. Nos dio mucho gusto y los atendimos muy bien. Un día que fuimos a cenar con ellos a un restaurante (nosotros los invitamos) que está muy cerca del departamento, mi esposo los presentó con el dueño, porque nos conoce bien, y le dijo que cuando se les ofreciera algo, los atendiera y luego le pasara la cuenta.

Pues figúrate que mis sobrinos se salían en la tarde, después de regresar de la playa, de bañarse y arreglarse, y fueron toda la semana a cenar al restaurante y firmaron las cuentas. Ellos no dijeron nada y cuando llegó el día del regreso, nos dieron las gracias y se fueron. Cuando mi esposo se presentó en el restaurante para ver si habían firmado algo, el dueño le presentó todas las notas y sumaban una buena cantidad, porque habían pedido platillos caros y una noche hasta habían invitado a dos personas y el dueño dijo que eran dos jovencitas con quienes llegaron al restaurante.

Nosotros sentimos que los muchachos abusaron de nuestra buena fe y generosidad. No sabemos qué hacer y quiero pedirte que por favor nos aconsejes. ¿Les decimos a sus padres lo sucedido? ¿Les negamos el permiso de que vuelvan? Nosotros los queremos mucho y no queremos que haya fricción.

Muchas gracias.


ABUSOS

QUERIDA ABUSOS:

Por supuesto que esos jovencitos abusaron de su generosidad y su cariño. Y ustedes debieran hablar con ellos y con sus padres. Que sus padres se enteren de la manera como se comportaron. Si ellos quieren regresar, desde luego que estaría bien que los recibieran, pero ya no les autoricen que firmen sus cuentas en el restaurante. Si desean comer fuera, que lleven dinero suficiente para hacerlo.

Y aclárenles a los jóvenes que son bienvenidos en su departamento, pero deberán pagar por su cuenta los gastos que generen fuera de él. Ellos deben aprender una lección de esa experiencia y apreciar la generosidad de ustedes.
29 Mayo 2019 03:35:00
Querida maestra preocupada
Hace algunos años tuve una relación bastante larga y donde hubo mucho amor (al menos de mi parte), con un hombre. Yo fui muy feliz con esa relación y él me decía que también. Sin embargo todo terminó. Aunque debo decirte que no hubo hostilidades ni nada de disgustos feos. Todo terminó en paz y armonía.

Yo seguí mi vida y con el tiempo conocí a un hombre con el que luego he tenido una relación tan buena o mejor que con el otro. Y eso me hace muy feliz. Creo que no faltará mucho para llegar al matrimonio.

Aquel novio de antes se casó con una buena mujer. Tanto él como su esposa son maestros y yo también. Ellos abrieron una escuela y están buscando personal para formar su planta de maestros. Yo quiero ir a presentarme a pedir un puesto de maestra, pero tengo dudas acerca del trato con ellos y quisiera que me ayudaras con eso. Sé por referencias que la primera entrevista no será con ninguno de ellos, pero luego así será, y si me contratan los veré con frecuencia. Cuando lo vea a él, ¿debo ser breve y distante en mi conversación o con un trato cálido y amable? ¿Mi comportamiento hacia él debe ser diferente cuando esté presente su esposa? Me pone nerviosa y preocupada el hecho de que nuestros encuentros puedan ser difíciles y delicados. Ayúdame.

MAESTRA PREOCUPADA

QUERIDA MAESTRA PREOCUPADA:

¿Esa escuela de tu exnovio es el único lugar a donde puedes acudir buscando un empleo? Si lo has intentado en otros sitios y no has encontrado la oportunidad que buscas, el mejor consejo que puedo darte es que te relajes, que dejes atrás ese nerviosismo y esa preocupación. Sé perfectamente natural y agradable cuando te encuentres con tu antiguo amigo –con o sin su esposa. Y sonríe. Si de todas formas te sientes incómoda, haz solamente una conversación corta y amena. Y si al verlos juntos, y la conversación va más allá de un simple saludo, trata siempre de incluirla a ella en la conversación.

Espero que si consigues ese trabajo, tu relación con esas personas vaya muy bien.

ANA
28 Mayo 2019 03:30:00
Querido celoso
Mi esposa tiene un carácter extrovertido y agradable. Es una persona inteligente, divertida, conversadora y es bastante guapa y le gusta vestirse bien y le encanta la ropa coqueta porque sabe que le queda muy bien, aunque nunca anda exagerada. Es una mujer elegante. Eso fue lo que me atrajo siempre de ella y fue parte de lo que me hizo enamorarme de ella.

A mí me encanta como es y me da gusto que la gente se le quede viendo y la halaguen diciéndole que se ve muy guapa y que es muy simpática. Porque es la verdad y me siento orgulloso.

Lo que no me gusta y por eso le escribo, es que en ratos me parece que ella coquetea con otros hombres, ya que conversa mucho y los hombres la miran y la remiran. Eso me hace sentir celoso.

¿Qué puedo hacer? Nunca ha hecho nada malo (al menos no lo sé), pero los celos no entienden de eso.

CELOSO

QUERIDO CELOSO:

Las cualidades que nos atraen y nos seducen de nuestra pareja, como la hermosura de la mujer o que el hombre sea bien parecido, son a veces las que llegan a convertirse en problemas en el matrimonio y se crean los conflictos.

Habla tranquila y honestamente con tu esposa. Dile de manera no acusatoria que su coqueteo o manera de comportarse con los hombres te está hiriendo o lastimando y luego pídele que deje de hacerlo. Pero también asegúrate antes, de que te dé su punto de vista. Tal vez ella ni se ha dado cuenta de que se está comportando con coquetería con otros hombres, y su actitud la ve solamente como una manera de ser amistosa. Y por ello ni siquiera se ha percatado de que tú te estás sintiendo lastimado. Tal vez esa manera de ser de ella es un modo de atraer la atención que siente no está teniendo de parte tuya. ¿Pudiera ser eso? Piensa detenidamente en ello.

Necesitan ambos entenderse uno al otro y decidir juntos como mejorar la confianza entre ambos. Espero que lleguen a ese punto y sigan siendo lo felices que merecen.

ANA
27 Mayo 2019 03:25:00
Querida María E.R.
Mi esposo y yo nos casamos hace cuatro años. Él era muy romántico y detallista. Llegaba muy seguido con un ramo de flores, me llevaba chocolates o cualquier otro detalle. Íbamos a restaurantes y pedía que nos pusieran velas en la mesa, me decía cosas muy bonitas, etcétera. Siempre hemos tenido muy buena relación, él es un esposo y padre maravilloso, tenemos dos hijos.

Lo que he extrañado, desde hace unos meses, son sus atenciones y su romanticismo. Yo he tratado de crear un ambiente romántico por mi cuenta, pero las cosas no son igual. Él se resiste y me dice que ya no somos “noviecitos” sino una pareja de esposos.

Por favor dime cómo puedo hacer para que me ponga más atención, que vuelva a ser como antes cuando me tenía acostumbrada a esos detalles. Te lo voy a agradecer mucho.

MARÍA E. R.

QUERIDA MARÍA E. R.

El matrimonio tiene varias fases, y aunque te sea difícil, vas a tener que admitir que estás experimentando el final de la primera fase, la romántica, y la aparición de la segunda, que es la basada en la realidad.

Durante los primeros años, cuando hay amor, los esposos idealizan a su pareja, pero eventualmente la ilusión desaparece y ambos empiezan a ver los defectos del otro. Cuando la pareja se compromete en un conflicto de poder y trata de que su compañero (a) haga lo que él o ella desean, el otro resiste. Tú ya viste que tu intento de atraer a tu esposo a ese ambiente romántico no ha funcionado. Eso te pone a ti en el control y a tu esposo como el que tiene problemas. Entonces él, naturalmente, resiste esa posición y pudiera alejarlo más.

En lugar de propiciar un regreso a los días de un noviazgo romántico, necesitas moverte hacia la realidad de un amor maduro, que es la meta fundamental del matrimonio.

Aprendan a hablar juntos acerca de sus sueños y deseos de manera honesta y sin agresividades, y a hacer preguntas y dar respuestas a las preguntas y dudas del otro hasta que sientan que se entendieron. Esa es la madurez. Comprometerse en esta clase de diálogo, te llevará a tener la atención que estás deseando e involucrarás a tu esposo en el proceso de llevar su matrimonio hacia el siguiente nivel: la verdadera intimidad.

Buena suerte.

ANA
25 Mayo 2019 03:30:00
Querida dilema
El día que mi novio me pidió que me casara con él, me regaló un hermoso anillo con una esmeralda en el centro y unos brillantes alrededor. Me sentí la mujer más feliz del mundo y el anillo me encantó.

Al mirar bien el anillo vi que la esmeralda tenía una pequeñísima quebradita en una orilla, porque es cuadrada. Sin decirle nada a mi novio fui a la joyería cuyo nombre traía grabado en el estuche. Aceptaron que no había sido maltrato que yo le hubiera hecho y aceptaron cambiármelo porque tenían otro igual. Pero me dijeron que toda la joyería tenía un descuento del 5 por ciento y me entregaron una cantidad como devolución.

¿Crees que debo mencionarle a mi novio lo sucedido y decirle que me regresaron ese dinero? No he querido decirle nada antes, porque no quería que se sintiera mal por lo del defecto que traía la esmeralda. ¿O no le digo nada y guardo el dinero para gastos de la boda?

Gracias.

DILEMA

QUERIDA DILEMA:

Si deseas (como es correcto y debe ser siempre) que tu relación se funde en la confianza y la apertura, debieras decirle a tu novio todo lo que sucedió y regresarle el dinero. Él te dio el anillo teniendo la certeza de que estaba perfecto, ninguna culpa tuvo en que la esmeralda estuviera quebrada y él no se hubiera percatado de ello. Puede suceder que un día se entera del cambio que hiciste y pensaría que deliberadamente lo ocultaste.

Y a todos nos encantaría tratar con la joyería donde compró tu novio el anillo. No es frecuente encontrar lugares donde hagan lo que ellos hicieron.

Espero que sean muy felices en su matrimonio.

ANA
23 Mayo 2019 03:25:00
Querida desolada
Hace unas semanas, a principios de la primavera, mi esposo me dijo una noche que él tiene un amante gay. Sentí que me moría y realmente me dieron ganas de morirme. Una semana más tarde me dijo que todo había sido una broma y luego me dijo: “Olvida lo que te dije”.

Quiero creerle lo último que me dijo, pero nuestra vida sexual ya no es la misma. Tenemos sexo solamente una vez cada 15 días o en ocasiones cada 20 días y siempre es porque yo soy la que lo busca y hace el primer impulso.

A veces no puede hacer nada en la cama, lo cual es inusual para él y me ha dicho que no es nada malo, que no hay problema en eso, que está “envejeciendo” y que sus necesidades de sexo son menores. Él tiene 38 años y yo 36 y hemos estado casados solamente hace cinco años. No me ha dicho que esté enfermo o se sienta mal. Yo lo veo perfectamente. Come bien, trabaja activamente, vive alegre, como siempre.

¿Usted qué piensa de esto? Le agradeceré su respuesta sincera.

DESOLADA


QUERIDA DESOLADA:

Yo pienso que algo anda mal. ¿Qué razón tuvo para mentirte cuando te dijo que tiene un amante gay? Si quería mentir o “bromear”, pudo decir solamente que tenía una amante. ¿Qué propósito tuvo para hacerlo?

Para un hombre de su edad, no conocer su identidad sexual es algo que no se puede uno imaginar. Es indispensable que hablen sobre este tan importante asunto. Pídele sinceridad y honestidad. Que no se atreva a decirte de nuevo una broma tan tremenda, si no fuera verdad. Cuando ya sepas la verdad “verdadera”, la difícil decisión estará en ti. Suerte.

ANA
22 Mayo 2019 03:07:00
Querida viviendo en el pasado
Tengo 17 años y estudio preparatoria. Hace cinco años falleció mi mamá. Desde entonces he estado muy triste y creo que nunca voy a dejar de extrañarla. Mi papá tiene 51 años y hace cuatro meses se casó otra vez con una señora que yo conozco mucho. Ella es muy buena conmigo y siempre está buscando la manera de que yo esté bien y contenta, está pendiente de mí y de todo lo que necesito, pero yo me siento muy mal porque ella y su esposo, que también murió hace tres años, eran de los mejores amigos de mis padres cuando aún vivía mi mamá.

Por eso mi madrastra constantemente me está recordando a mi mamá y eso me hace sentirme triste y en ratos hasta enojada, a pesar de que veo más feliz y tranquilo a mi papá. Lloro mucho y mis calificaciones han estado bajando. ¿Qué puedo hacer?

Viviendo en el pasado


Querida viviendo en el pasado:

Muchos niños o jóvenes, cuyos padres se divorcian o enviudan y vuelven a casarse, culpan a sus padres (ya sea el papá o la mamá) y miran hacia épocas ya pasadas y recuerdan tiempos más felices.

Mira preciosa, es normal que te sientas triste y deprimida y que hasta llores. Sin embargo, ya han pasado cinco años de la ausencia de tu mamá y ya sería tiempo de que te sintieras más tranquila. Por ese motivo, te sugiero que busques ayuda con alguien en quien puedas confiar. Tal vez en tu escuela haya un departamento de sicología. Si no lo hay, te sugiero que hables con un sacerdote, si eres católica, o con el pastor de tu congregación, ellos son personas que seguramente podrán ayudarte. Y si eso tampoco fuera posible, dile a tu papá que necesitas ayuda de un sicólogo o una sicóloga. Estoy segura de que con unas cuantas visitas con esa persona, vas a sentirte bien.

Lamento mucho la ausencia de tu mamá y te aseguro que ella está cuidándote y no quiere que estés triste ni llorando. Ella te quiere feliz y tranquila.


20 Mayo 2019 03:25:00
Querida dudas
Mi esposo calculo que ve como a unas 100 mujeres a la semana. Las ve bien vestidas, vestidas sencillas, en bata, con saco, abrigo o chal, y a veces creo que hasta con sólo una toalla encima. Pertenecemos a una religión que lleva la Palabra de Dios casa por casa. Él sale de la casa diariamente perfectamente bañado y rasurado, bien vestido, con corbata y con una excelente loción. Hasta parecería que lo patrocina una compañía de lociones para hombres. Y regresa a casa hasta las 6 o 7 de la tarde. Nunca lo he acompañado porque tenemos cuatro niños. En su escritorio guarda un pequeño archivo con domicilios y en él hay muchos nombres de mujeres. Quizás solteras, casadas, viudas y divorciadas. Jóvenes, mayores y ancianas (imagino).

No soy una mujer del tipo celoso, pero ¿no cree que eso me da razones para dudar de él? El otro día le dije algo de eso con cautela y me dijo que son los nombres de señoras y señores que han respondido a su visita. Que quienes no aceptan lo que lleva, no quedan registradas ni registrados. Se veía tranquilo. ¿Usted qué piensa de lo que le digo?

Dudas


Querida dudas:

Lo que realmente me preguntas es si yo pienso que tu esposo anda jugueteando por ahí. Honestamente, él tiene muchas oportunidades, pero un archivo lleno de nombres y domicilios de “clientes” es parte de su trabajo y no es suficiente “evidencia” para acusar a ese señor de infiel. Dices que él llega todos los días a las 6 o 7 de la tarde y eso es un muy buen síntoma. Además no puedo imaginarme a una ama de casa sentada en un sofá escuchando la Palabra de Dios, usando solamente una toalla. ¿Tú sí?

Tú no tienes dudas. Tienes celos. Echa para atrás esos celos, porque aunque digas que no, sí estás celosa. Tu esposo no te es infiel. Sería un cínico si llevara la Palabra de Dios y aprovechara eso para hacer conquistas. Si continúas con esos pensamientos hasta puedes perjudicarlo en su labor.


18 Mayo 2019 03:30:00
Querida Loca
Comencé a salir con mi novio hace casi tres años, y hace dos años ocho meses somos novios. Hace dos años me dio el anillo de compromiso, que está hermoso y tiene un diamante (comprobado) de casi un kilate. Cuando le pregunté si eso significaba que estábamos comprometidos, me dijo: “Sí”, pero hasta ahora no ha hablado de que pongamos fecha para casarnos.

El papá de mi novio y su mamá han estado casados, y felizmente, por 49 años, sin embargo sé que el señor le ha dicho a mi novio que no se case, tal vez porque sus otros dos hijos se han divorciado. Mis padres y mi familia constantemente me preguntan cuándo nos casamos. Mi hermano y mi hermana están felizmente casados y ellos también han estado presionando con este asunto. Yo tengo 25 años y mi novio 27 y yo quisiera tener una familia antes de llegar a los 30 años de edad, y algunas de mis amigas me dicen que mi novio nunca se va a casar.

Hace unos días volví a preguntarle cuándo nos vamos a casar y me dijo que sí quiere casarse, pero que por ahora no puede. Le pregunté por qué no puede y me dijo que por diversas razones. Él tiene un excelente empleo y tiene una casa propia, así que no tiene problemas económicos. Es saludable, sus padres están bien. Yo no veo motivos por los cuales ha aplazado nuestra boda indefinidamente.

Yo quiero a mi novio y pienso que él también a mí, pero ya estoy dudando de sus sentimientos por mí. Eso me está volviendo
LOCA

QUERIDA LOCA:
Quítate el anillo “de compromiso” que te dio tu novio –que es lo que haría cualquiera que estuviera loca. Pero NO lo devuelvas. Y dale a tu novio un ultimátum, por decir un año, a partir de ahora. Dile que lo que deseas es una proposición de matrimonio y que vas a esperar ese año. Y no vuelvas a tocar el asunto. Y dile a tu familia que hagan lo mismo, porque están agobiándote.

Yo espero que antes de un año estés casada. Felizmente casada.
ANA
14 Mayo 2019 03:30:00
Querido no te olvidamos
Le contaré una muy triste historia, que puede servir a usted y a sus lectores. Nunca está de más darnos cuenta de los riesgos que podemos correr tanto adultos como jóvenes, cuando menos lo imaginamos y por una causa jamás imaginada. Esto sucedió hace dos años, donde entonces vivíamos mi familia y yo. Desde entonces casi no he querido hablar de la tragedia, pero mi esposa me convenció de que lo escribiera para usted, porque como digo, puede servir a quien lea esta historia y también porque puede servirme para hacer algo como una curación –le dicen catarsis, creo–, y si decide publicarla, puede ser una advertencia para quienes tienen armas en sus casas. Esta es la historia.

Nuestra hija de 16 años murió hace dos años de un disparo de pistola que le hizo un vecino de una amiga de mi hija, a quien había conocido un año antes, cuando ese jovencito había llegado a la ciudad procedente de Estados Unidos. Mi hija era una niña estudiosa y excelente estudiante, amigable, atenta, disciplinada y muy apreciada por sus amigas, compañeras y maestros. Le dimos permiso de ir a dormir el sábado a casa de su amiga y el domingo, temprano, fueron a caminar por un parque muy grande que hay cerca de la casa de su amiga. Las acompañó el joven que le menciono arriba y anduvieron por ahí un rato. Luego el joven les dijo que si querían ir a casa de su abuelo para conocerlo y que vivía cerca. Ellas aceptaron y cuando llegaron, les dijo el jardinero que el señor había salido, pero como conocían al muchacho, le permitieron entrar a la casa.

El muchacho se dirigió con ellas al despacho de su abuelo, pues dijo que el señor siempre tiene barras de chocolate para darles a todos los nietos. Abrió el cajón de un mueble y allí estaban los chocolates, pero también una pistola. El joven les dijo que él sabía cargar y descargar una pistola, que su abuelo le había enseñado. Después de descargarla, volvió a cargarla, abrió la ventana del despacho y disparó al aire. Mi hija le dijo que dejara eso en su lugar porque alguien podría salir lastimado. El joven, jugando, le dijo: “¿Sí, como quién?” y le apuntó a ella. ¡La pistola se disparó y mi hija murió instantáneamente!

Este relato nos lo hizo ese mismo día la amiga de mi hija y el joven lo hizo a las autoridades, acompañado de su abogado. No quiero dar más detalles porque a partir de ese momento todo fue un caos en nuestras vidas y en la vida de ese muchacho. Tampoco quiero decirle dónde vivíamos entonces, porque no pudimos seguir viviendo en la misma casa ni en la misma ciudad. Mi esposa y yo sentimos algo de culpa. Enseñamos a nuestra hija cómo no hacer caso o correr y gritar si se le acercaba un desconocido. Qué hacer si alguien se le acercaba para ofrecerle alcohol o drogas, pero nunca le dijimos lo peligrosas que son las armas, pistolas, escopetas, rifles o cuchillos y qué hacer en un caso así, pues muchas personas han muerto accidentalmente con esas armas.

Termino reproduciendo la declaración que hizo mi esposa cuando comparecimos ante las autoridades. Ella dijo: “La gente dice que el parto es el peor tipo de dolor que una mujer puede sufrir. Bueno, debo decir que están equivocados. Perder un hijo es un millón de veces más doloroso”. Esa es la historia Ana.
NO TE OLVIDAMOS


QUERIDO NO TE OLVIDAMOS:
Mi simpatía y mi afecto para usted y su esposa. Imposible decirles que sé cómo se sienten. Nadie que no ha sufrido el dolor de perder un hijo, puede saber su dolor. Ninguna culpa debe agobiarlos, ¿quién puede imaginar algo como lo que sucedió? Y aún ahora, no sabrían qué aconsejar a su hija. Espero que ese dolor que aún sufren, un día pueda ser menos grande y que esa historia que nos ha relatado, haga una diferencia en la vida de alguien que lea esta columna. Por favor, quienes tengan armas en su casa, guárdenlas bajo llave en un lugar seguro.

ANA
13 Mayo 2019 03:35:00
Querida Mocosa
Tengo 68 años y estoy bien de salud en general, gracias a Dios. Sin embargo, en los últimos meses he tenido problemas de equilibrio. Algunas veces me tambaleo al caminar y con frecuencia me siento inestable. Mi médico general me envió con el otorrinolaringólogo y en el proceso de investigación de los síntomas, me mandó hacer un TAC y descubrieron que tengo una infección en los senos nasales.

Piensa que todo eso afecta mi oído y hace que pierda equilibrio. Me recetó antibióticos para tomarlos durante dos meses, pero después de ese tiempo no tuve mejoría. Al regresar y ver que no mejoré, me dijo que había necesidad de una cirugía.

Yo no quiero operarme. Ya no soy joven, soy hipertensa y además tengo muchos temores. Y yo recuerdo que hace tiempo le hacían a la gente lavado de los senos nasales para quitar infecciones y curar. Y era un tratamiento popular. ¿No sabe usted si todavía hacen esos lavados? ¿Qué opina usted?

Gracias por su opinión. Saludos afectuosos.
MOCOSA

QUERIDA MOCOSA:
Tiene usted razón, el lavado de los senos nasales, en el cual se introducía bajo presión agua tibia por la nariz (quizás con alguna sustancia, no sé), para lavarlos, como usted señala, era un procedimiento de rutina, pero las cosas han cambiado por la terapia de antibióticos y la cirugía para ocasionar el drenaje de los senos nasales.

¿Le sugirió usted a su doctor ese tipo de tratamiento? Quizás, si no lo hizo y en su próxima cita se lo propone, él acepte y pueda hacérselo para evitarle la cirugía. Y si la técnica funcionara, podría ahorrarle el gasto, molestia e inconveniencias de la cirugía. Yo deseo sinceramente que así sea. Un abrazo.
ANA
11 Mayo 2019 03:30:00
La mamá más mala del mundo
Ayer fue Día de las Madres y quiero enviar un saludo lleno de cariño y reconocimiento a todas las madres que leen esta columna, que lo han hecho durante tantos años que la he escrito con tanto afecto y con el deseo sincero de ayudar y apoyar, y también para las madres o esposas de los señores que me han escrito y me escriben solicitando orientación o sugerencia para algún problema que tienen.

Sé que es probable que algunos de ustedes conozcan el texto que voy a incluir el día de hoy, pero quise hacerlo en memoria de mi mamá, ya que ella fue conmigo, en gran parte, como la mamá que se describe en el mismo, lo que le he agradecido toda mi vida. Así que, para todas las madres y para mi adorada mamá, que aunque esté ausente, está muy cerca de mí:



La mamá más mala del mundo


Yo tuve la mamá más mala de todo el mundo. Mientras que otros niños no eran obligados a desayunar, yo tenía que comer cereal, huevos y pan tostado y beber un vaso de leche o chocolate. Cuando los demás tomaban refrescos gaseosos y dulces para el lonche, yo tenía que comer la fruta y el pollo desmenuzado o el jamón en pan que ella ponía en mi lonchera.

Mi madre siempre insistía en saber dónde nos encontrábamos. Parecía que estábamos encarcelados. Tenía que saber quiénes eran nuestros amigos. Insistía también en que si decíamos que íbamos a tardar una hora, solamente nos tardáramos una hora.

Me da vergüenza admitirlo, pero hasta tuvo el descaro de romper la ley contra el trabajo de los menores. Hizo que laváramos trastes, tendiéramos camas, aprendiéramos a cocinar y muchas cosas igualmente crueles. Creo que se quedaba despierta en la noche pensando en las cosas que podía obligarnos a hacer. Ah, y siempre insistía en que dijéramos la verdad y sólo la verdad. Jamás mentir ni tomar lo ajeno.

Para cuando llegamos a la adolescencia, ya fue más sabia, y nuestras vidas se hicieron más miserables; se volvió posesiva. Nadie podía tocar el claxon para que saliéramos corriendo cuando iban por nosotros. Nos avergonzaba hasta el extremo obligando a nuestros amigos a llegar a la puerta para preguntar por nosotros. Y nosotros teníamos que hacer lo mismo.

Mi madre fue un completo fracaso. Ninguno de nosotros ha sido arrestado. ¿A quién debemos culpar de nuestro terrible futuro? Tienen razón: a nuestra madre.

Vean de todo lo que nos hemos perdido. Nunca pudimos participar en una demostración de protesta y actos violentos y miles de cosas más que hicieron nuestros amigos.

Ello nos hizo convertirnos en adultos educados y honestos y solidarios con nuestro prójimo. Usando esto como ejemplo, estoy tratando de educar a mis hijos de la misma manera.

Hoy doy gracias a Dios por haberme dado…

10 Mayo 2019 03:30:00
Querida Guera
Mi esposo, con quien estuve casada cuatro años, se fue de la casa pues se enredó con una mujer más joven que yo, pues tiene 22 años. Yo tengo 29 años y mi esposo tiene 31. Ella es enfermera y como él, por su trabajo de representante de varios laboratorios, tiene que visitar bastantes hospitales, en uno de ellos se lo ganchó.

Tuvimos un niño que ahora tiene 3 años y es nuestro hijo único. Ahora el niño, desde que su papá se fue de la casa, comenzó a hacer terribles berrinches. Mi ex visita a su hijo cada semana, los sábados, y se lo lleva a pasear toda la tarde. Cuando el niño regresa, los berrinches son peores, así que ya te has de imaginar que al paso de las semanas, la cosa se va poniendo peor.

Todo eso me tiene agobiada y muy preocupada. Tengo miedo de que el asunto del niño se me salga de control y ya no pueda hacer nada. Ayúdame por favor y dime qué puedo hacer. Confío mucho en tu consejo porque leo a diario las cartas que te escriben y tus consejos soy muy sabios. Muchas gracias por tu ayuda.
GUERA

QUERIDA GUERA:
Tu pequeño hijito debe estar aún confundido y molesto por la partida de su padre y está mostrando su frustración de la única manera que puede. Por separado o juntos, ambos, tu esposo y tú, deben hablar con su hijo, haciéndole hincapié en que tanto él como tú lo quieren mucho y que siempre van a quererlo, aunque su papá no viva con ustedes ahora.

Y cuando la rabieta sea inminente, trata de distraer a tu hijito con un juguete o con un juego. Si esto no funcionara, aunque te duela, trata de ignorarlo lo mejor que puedas. Cuando mejore su conducta, elógialo y préstale mucha atención, para con ello, reforzar su buen comportamiento.

Espero que la situación cambie favorablemente y lamento que tu matrimonio se haya terminado, especialmente por tu pequeño hijito. Pero que ninguna circunstancia o problema, impida que su padre continúe viéndolo.
ANA
08 Mayo 2019 03:54:00
Querido mal de amores
Le escribo para que me diga por favor qué debo hacer. Me estoy divorciando desde hace unos meses. Mi esposa y yo tenemos un niño de año y medio. Por otra parte, he sido amigo de una mujer que me gusta desde que éramos niños, ya que fuimos juntos a sexto de primaria y continuamos luego la secundaria. Ya en preparatoria no volvimos a vernos, pero cuando estábamos en la universidad nos encontramos nuevamente y nos graduamos al mismo tiempo, aunque de diferentes carreras. Recientemente nos encontramos en un aniversario de la primaria y de entonces para acá nos hemos encontrado y hemos tenido citas durante tres meses y nos sentimos muy contentos juntos.

Ella acaba de pasar por un divorcio bastante difícil y mientras ella tuvo esos problemas, no estuve ahí para darle mi apoyo. Hace un mes perdí mi trabajo y tengo también los problemas de divorcio y de mi hijo.

Temo que todo lo que me pasa sea para ella una carga muy pesada, y siento que ahora que está libre de su anterior relación y prácticamente no tiene problemas porque no tuvo hijos y tiene resuelto su problema económico, ella realmente no quiere preocuparse mucho por mí.

Esto que le digo es solamente un sentir, pero es que yo soy muy perceptivo.

¿Es común que esto suceda o ella solamente estuvo a mi lado mientras necesitó mi apoyo? Agradeceré su respuesta.

MAL DE AMORES

QUERIDO MAL DE AMORES:

Ese tipo de situaciones no son raras. Si tu amiga se adhirió a ti y tú a ella, solamente para adormecer el dolor que sentían por su circunstancia y por la separación que estaban sufriendo ambos en su matrimonio, tal vez deberían los dos echarle una segunda mirada a lo que los unió.

Ahora tú estás agobiado por tu divorcio, tu paternidad y la pérdida de tu empleo: tres muy grandes pérdidas y escabrosos asuntos. Sugiero que pongas atrás todas esas preocupaciones del corazón hasta que finalice tu divorcio y hayas conseguido un nuevo empleo. Entonces podrás ver todo con más claridad y sin esas emociones que te ahogan ahora.

Buena suerte. Lo deseo sinceramente.

ANA

" Comentar Imprimir
columnistas

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: include(/storage/av03882/www/public_html/_cron/data-accordion-new.php): failed to open stream: No such file or directory

Filename: libraries/Functions.php(688) : eval()'d code

Line Number: 301

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: include(): Failed opening '/storage/av03882/www/public_html/_cron/data-accordion-new.php' for inclusion (include_path='.:/usr/share/php')

Filename: libraries/Functions.php(688) : eval()'d code

Line Number: 301