×
hace 1 mes
[Coahuila]

Se viste de fiesta el oasis del desierto

Recibe Parras a cientos de turistas por las festividades de la cosecha de la uva

Imprimir
Se viste de fiesta el oasis del desierto
Fotos: Zócalo | Homero Sánchez
Parras de la Fuente, Coah.- La única forma de que prevalezcan nuestras tradiciones es vivirlas.

A lo largo y ancho de Coahuila subsisten diversas celebraciones que elevan el orgullo de identidad y convierten espacios públicos en sitios de encuentro para preservar estas raíces.

Tal es el caso de las Fiestas de la Vendimia, que desde hace 400 años se llevan a cabo en este pueblo mágico con vocación vinícola, para agradecer la buena cosecha de la vid.

Eran las 10 de la mañana del sábado y en Parras de la Fuente daba inició el tradicional desfile previo a la vendimia de Casa Madero, dentro de las festividades de la Feria Internacional de la Uva y el Vino en su edición 74.



De coloridos vestidos, las escaramuzas a caballo abrieron el contingente, seguidas de la reina de la Uva y el dios Baco para culminar con un grupo de danzantes que con sus trajes multicolores y al son de navajas y tambora amenizaron el recorrido.

La tan reconocida, no solo a nivel nacional sino mundial, Casa Madero, preparó para los asistentes a las festividades un sin fin de actividades como carreras de caballos, reparto de reliquias y la tradicional molienda de la uva.

El codirector de Casa Madero, Daniel Milmo, aseguró que la producción vinícola cuenta con al menos 864 medallas acumuladas a lo largo de 30 años, con lo que se ubica como la empresa vinícola más galardonada a nivel nacional.

DE TODAS PARTES

Originarios de Torreón Coahuila, la familia Zavala Arellano aseguró ser fanática de esta celebración. “Nosotros cada año venimos al desfile, ya es costumbre para la familia y realmente lo disfrutamos al máximo; creo que es algo que todo Mexico debería visitar”, aseguró Alfredo Zavala.

Desde Monterrey, Nuevo León, Maria Irela López visitó la vendimia de Casa Madero en compañía de su esposo y nieta, pues señaló que es un ambiente completamente familiar.

“Esta divino, muy bonito, vale la pena soportar estos calorones y disfrutar de esta gran fiesta, la recomiendo ampliamente” expresó sonriente.

Según estimaciones de los organizadores del evento, poco más de 13 mil asistentes disfrutaron en la hacienda San Lorenzo de las festividades de la uva en este municipio parrense.

Cuando el reloj marcaba las 13:00 horas, enmedio de un calor incesante, el padre Luis Valdéz, sacerdote jesuita y el vicario general de la Diócesis de Saltillo, Gerardo Escareño, comenzó con la bendición de la vid, en la explanada de la capilla que ahí se encuentra.



Un total de 16 mujeres vaciaron sus canastos a una barrica para proceder con el pisado de la uva, que quedó a cargo de la reyna Yuvicela I y el dios Baco.

Como signo de gratitud por las cosechas de la vid, se repartió entre la multitud racimos de uvas para beneplácito y algarabía de quienes soportaron el calor que el oasis del desierto termina por florecer y madurar esta fruta, manjar de los dioses ancestrales.




Imprimir
te puede interesar
similares